Si el Vaticano pide cambiar la bandera de la paz.

Por Andrea Tornielli

La hemos visto en todo el mundo, en las manos de millones de personas, en ocasión de todas las manifestaciones contra la guerra en Irak emprendida por los Estados Unidos, Inglaterra y España en 2003.

Vemos que es utilizadas por curas, sacerdotes -también a veces por obispos- y es presentada al exterior de las iglesias católicas y también en el interior, a veces puesta en la mesa del altar como emblema.

Estamos hablando de la “rainbow flag”, la bandera arco iris que luce escrita la palabra “paz”, el emblema del movimiento pacifista mundial y que fue asumido por los católicos que la prefieren como símbolo universal frente a la misma cruz.

Ahora, desde el Vaticano, hay quien dice “ya basta” y recuerda que los católicos, curas y laicos, tienen que usar la cruz como verdadero emblema de paz.

El largo articulo sobre la bandera del arco iris fue publicado en días pasados por la agencia “Fides”, de la Congregación para la evangelización (presidida por el cardenal indio Ivan Dias), una agencia de prensa que se ocupa de las tareas de misión en el mundo y es dirigida por Luca De Mata.

En ese artículo se presenta la historia de la bandera, explicando cómo aquel emblema tiene sus raíces históricas en la corriente de la Teosofia y hoy en el New Age. Por esto es que no debe ser utilizada por los católicos y mucho menos al interior de las iglesias, porque su sentido es sincretista y pertenece a otra religión.

“Sería interesante -escribe Fides- preguntar a cada hombre de Iglesia porqué ostentó la bandera del arco iris y no la cruz como símbolo de paz”.

La agencia de prensa defiende la hipótesis que la cruz no se consideró porque fue el emblema de una serie de acontecimiento históricos como las Cruzadas, la masacre de las brujas, la Inquisición.

Pero añade que sobre estos hechos los estudios históricos más recientes hicieron justicia ante cierta propaganda anticlerical de los siglos pasados, poniendo en la justa luz y en la justa dimensión estos acontecimientos.

El problema es que la cruz fue usada por hombres y por hombres de Iglesia, para justificar hechos de los cuales tenemos que pedir perdón. Pero no fue la cruz la culpable.

Fides explica después cuál es el verdadero origen de la bandera del arco iris, que no es algo “neutral”. Su razón de existir para la Teosofía, en aquel sistema de pensamiento que quiere traer el conocimiento divino a los hombres, movimiento místico, esotérico, gnóstico “fundado en 1875 por Helena Petrovna Blavatsky, más conocida como Madame Blavatsky”.

El pensamiento fundamental de esta corriente es la reencarnación y transmigración de las almas, la existencia de maestros secretos hasta llegar al New Age.

Enseña la libertad absoluta, el relativismo; y rechaza la noción de pecado así como la enseñanza de la Iglesia católica, afirmando la idea de un “hombre divino”.

La bandera del arco iris es también el emblema reconocido de los movimientos de liberación de homosexuales. Representa una idea -escribió Fides- según la cual “por ejemplo, es posible poner en el mismo plano partidos políticos o grupos culturales que reivindican, legítimamente, la defensa de la dignidad de la mujer.

“O grupos que, como pasó recientemente en Europa, reivindican la despenalización de los delitos de pedofilia. Aberraciones posibles solo en el interior de una mentalidad relativista como la que caracteriza a nuestras sociedades occidentales”.

Por eso, Fides concluye explicando que la bandera del arco iris es un símbolo de sincretismo que va a proponer la unidad New Age de todas las religiones y filosofías. Colocarla al interior de las iglesias, utilizarla rechazando la cruz, es un “abuso”. (Notimex) (El autor es periodista italiano y vaticanista)

You must be logged in to post a comment Login