Indígenas lanzan en Europa llamado desesperado para salvar Amazonia

LONDRES (AFP) – Indígenas brasileños denunciaron en Londres los ataques a sus tierras amazónicas, en el marco de una gira por varias capitales europeas destinada a lanzar un desesperado llamado para salvar su territorio de la codicia de “hacendados poderosos”.

Dos representantes de los pueblos indígenas makuxí y wapixana de la reserva de Raposa Serra do Sol, estado de Roraima, norte de Brasil, se reunieron con diputados y responsables de la cancillería británica, a quienes pidieron apoyo para frenar las invasiones perpetradas por “grupos de arroceros poderosos”.

Los indígenas explicaron que Raposa Serra do Sol -un inmenso terreno selvático, fronterizo con Guyana y Venezuela- “ha sido objeto desde hace años de invasiones de hacendados del sur de Brasil, que ocupan grandes extensiones de tierra para sembrar arroz” y que han pillado, quemado puentes e incluso asesinado a miembros de sus tribus.

En sus discusiones el miércoles con los responsables británicos, Jacir José de Souza, de 61 años, y Pierlangela Nascimento da Cunha, de 32, designados por el Consejo Indígena de Roraima como representantes de sus pueblos, denunciaron esa agresión y pidieron apoyo para detener la violencia.

“Es nuestro lugar, el de nuestros antepasados y el de nuestros hijos, que ahora peligra por la codicia de los terratenientes”, denunciaron en Londres, adonde llegaron procedentes de Madrid, y antes de viajar el jueves a Bruselas.

La gira -que los llevará también a París, Roma y Lisboa- coincide con el lanzamiento de la campaña internacional “Anna Pata, Anna Yan” (Nuestra Tierra, Nuestra Madre), que busca apoyos de gobiernos, organizaciones no gubernamentales y de la sociedad civil a sus reclamos.

“Esta es una batalla crucial para los indígenas brasileños y para la Amazonia. Si los arroceros y los políticos consiguen el robo de Raposa Serra do Sol, indígenas de todo Brasil podrían ver cómo a ellos también se les roban sus tierras”, advirtió Stephen Corry, director de Survival International

La reserva de Raposa Terra do Sol, de 1,6 millones de hectáreas, fue legalizada por el presidente Luiz Inacio Lula da Silva en 2005, tras 30 años de reclamos de los cerca de 19.000 indígemas macuxi, wapichana, ingarikó, taurepang y patamona, pero varios productores arroceros continuaron ocupando enormes áreas y ampliando sus plantaciones, a veces por medio de la fuerza.

La campaña busca también recabar respaldo en vísperas de un próximo fallo del Tribunal Supremo Federal de Brasil, que debe pronunciarse en agosto sobre un recurso contra ese “decreto de Homologación” firmado por Lula.

Las autoridades de Roraima consideran que las comunidadades indígenas son demasiado pequeñas para ocupar tanto terreno (un 7% del Estado), por lo que presentaron un recurso judicial para recuperar el control sobre parte de la tierra.

La creación de esa reserva choca también con sectores nacionalistas y militares que proponen separarla de la frontera con Venezuela y Guyana en nombre de la “defensa de la soberanía nacional”.

You must be logged in to post a comment Login