Margaret Atwood: novelista, poeta, feminista y ecologista

OTTAWA (AFP) – Novelista, poeta, feminista y ecologista, Margaret Atwood, considerada el máximo exponente de la literatura canadiense, se alzó esta semana con el premio Príncipe de Asturias de las Letras, coronando una prolífica carrera caracterizada por la “agudeza e ironía” de sus obras.

Con “su espléndida obra literaria, que ha explorado diferentes géneros con agudeza e ironía”, la escritora se impuso el miércoles a otros 31 candidatos de 25 países, señala el acta del jurado.

“Es una gran emoción y un honor haber recibido este magnífico galardón”, dijo el miércoles la escritora al conocer la noticia, según publica en su sitio de internet la Fundación Príncipe de Asturias, responsable del premio.

Asimismo el jurado consideró que en su obra “asume inteligentemente la tradición clásica, defiende la dignidad de las mujeres y denuncia situaciones de injusticia social”.

Su visión comprometida y crítica del mundo y la sociedad contemporáneos queda de manifiesto en toda su producción, donde Latinoamérica tiene un espacio propio.

En 1996, Atwood deploró la distancia que separa culturalmente a Canadá de los latinoamericanos en “Desde el invierno”, una antología en español de cuentos de autores canadienses anglófonos publicada en La Habana.

“Estados Unidos separa a los canadienses de las naciones y culturas de Latinoamérica y el Caribe. Cuando miramos hacia el sur -algo que en Canadá solemos hacer bastante seguido- nuestra vista resulta bloqueada por Estados Unidos. Lo mismo les sucede a los latinoamericanos cuando miran lo suficientemente lejos hacia el norte. El resultado es que canadienses y latinoamericanos se conocen muy poco”, aseguró en la introducción de la obra.

Comprometida activista a favor de la ecología, pero también defensora de los derechos humanos, crítica feroz de los regímenes totalitarios, Atwood no sólo ha plasmado su pensamiento en la voz de sus personajes.

En marzo de 2003 arremetió contra la política de Washington en una dura carta abierta al país vecino. “Querido Estados Unidos: ésta es una carta difícil de escribir, porque ya no estoy demasiado segura de quién eres (…). Tú y nosotros siempre hemos estado cerca. La historia, esa vieja marañera, nos ha mantenido ligados desde principios del siglo XVII. Algunos de nosotros éramos tú; algunos queríamos ser tú”, escribió.

En su amarga diatriba, Atwood advirtió: “Si sigues bajando por esta pendiente resbaladiza, la gente del resto del mundo dejará de admirar las cosas buenas que tienes. Decidirán que tu ciudad sobre la colina es una pocilga y tu democracia una mentira (…). Pensarán que has desertado del respeto por la ley. Pensarán que has ensuciado tu propio nido”.

Nacida en noviembre de 1939 en Ottawa (Canadá), Atwood obtuvo reconocimiento internacional a partir de sus novelas, que la ubican actualmente entre las plumas más notables de la narrativa occidental. Pero es además una prolífica poeta y ensayista y sus obras han sido adaptadas al cine y al teatro, como “La mujer comestible” (1969), “Alias Grace” (1996) y “El asesino ciego” (2000).

“El cuento de la criada” (“The handmaid’s tale”, 1985) fue convertido en ópera y también llevado a la pantalla grande: adaptado en 1990 por el premio Nóbel de literatura británico Harold Pinter, la cinta fue dirigida por Volker Schlöndorff y protagonizada por Robert Duvall y Faye Dunnaway.

En el año 2000 Atwood ganó el Booker Prize, máximo galardón de la literatura en lengua inglesa. Sus libros han sido traducidos a más de treinta idiomas, incluidos el coreano, farsi, finlandés, estonio, islandés, japonés y turco.

El premio Príncipe de Asturias, bautizado con el título del heredero de la Corona española, es entregado anualmente por el propio Felipe de Borbón en una ceremonia que este año tendrá lugar en el teatro Campoamor de Oviedo (norte de España). El año pasado el galardón fue para el escritor israelí Amos Oz y en anteriores ocasiones para Paul Auster, Claudio Magris, Art

You must be logged in to post a comment Login