Dirigirá el venezolano Saglimbeni a la OSJCH en dos conciertos.

México, 27 Jun (Notimex).- El venezolano Rodolfo Saglimbeni, que
dirigirá el sábado y domingo próximos a la Orquesta Sinfónica Juvenil
Carlos Chávez (OSJCCH), resaltó la importancia de sentir y hacer la
música, sobre todo cuando se trata de instrumentistas jóvenes, casi
siempre muy preocupados por tocar nota tras nota.

“Siempre que trabajo con jóvenes siento una gran emoción y, a la
vez, una responsabilidad. Los jóvenes de la Juvenil Carlos Chávez ya
han hecho un trabajo de base sobre las notas y la dificultad técnica;
ahora nos tenemos que preocupar en estos días, en conjunto, en darle
vida a esa partitura”, añadió.

De acuerdo con un comunicado del Consejo Nacional para la
Cultura y las Artes (Conaculta), Saglimbeni, actual director
artístico de la Sinfónica Municipal de Caracas, vino a México para
dirigir los dos conciertos, con los cuales la OSJCCH cerrará su
segunda temporada 2008.

Las audiciones se llevarán a cabo en el Auditorio Blas Galindo,
del Centro Nacional de las Artes, en esta ciudad,

“Esa vida que va más allá de tocar las notas y las cosas que
están escritas ahí. Es hacer que eso realmente tenga una vida y una
de las cosas bellísimas de los jóvenes, cuando éstos suben al
escenario, es que dan la vida y lo que tenemos que hacer es
inspirarlos para que la den ahora y cuando sean profesionales”.

Lo anterior lo señaló Saglimbeni, después de su primer ensayo
con los 200 músicos de esta agrupación mexicana, que conoce desde su
formación, hace poco más de 17 años.

“En aquél entonces estuve en México como instructor. Hacíamos
talleres. En aquél momento trabajaba con los directores de orquesta y
también con mi especialidad en la sección de metales, porque fui
trompetista por mucho tiempo. Eramos un grupo como de 10 personas en
una misión venezolana y sé que después vinieron otros instructores
más”, recordó.

Precisó que “hoy día, el nivel artístico es importante, se toca
muy bien, hay estupendos talentos, hay una mina muy importante que
ojalá el ejemplo que se siente en la capital, se deje sentir en todo
el país”.

Destacó el caso de Venezuela, donde en 30 años se ha conseguido
sembrar orquestas por todo el país y formar músicos de nivel
internacional, como el caso de Gustavo Dudamel, ganando un lugar en
el mundo.

Sigue
Dirigirá el venezolano/dos/mundo.
.
“Venezuela es diferente antes y después de que existieran las
orquestas juveniles, es un orgullo. Quizá hace 20 años si no fuera
por la música, la gente se preguntaba en qué parte de América quedaba
Venezuela; ahora, nosotros tenemos un punto en el mundo, gracias a la
música”, subrayó.

Al mismo tiempo, identifica que gran parte del éxito musical
venezolano está relacionado con México.

“Cuando tenía apenas 14 años ví a una persona dirigir, era
Carlos Chávez, me impresionó muchísimo. En aquel momento sabía que
era una gran personalidad. Hoy por hoy realmente me doy cuenta de lo
grande que fue ese hombre. Carlos Chávez junto con Abreu y otro gran
mexicano, Eduardo Mata, sembraron realmente una semilla imborrable en
Venezuela”, comentó.

Cabe destacar que por más de dos décadas, el maestro Saglimbeni
ha conjugado la labor de dirección con la docencia y el entrenamiento
orquestal.

En el primer rubro, destaca el trabajo realizado con directores
de orquesta, en un programa que cada año codirige con el maestro
escocés George Hurst, en la Canford School of Music.

En el ámbito de entrenamiento resalta la creación de la Orquesta
Sinfónica de Gran Mariscal de Ayacucho, “un entrenamiento que
nosotros hemos vivido, un poquito ensayo y error, que después de 30
años nos ha dado una fórmula que seguimos experimentando y seguimos
haciendo”, según sus propias palabras.

Así, en los conciertos con la Juvenil Carlos Chávez, este
director ha tomado como principal reto, que los instrumentistas vayan
más allá de las notas.

“La experiencia es el hacer sentir que hay algo que no se puede
escribir con notas, que no se pued

You must be logged in to post a comment Login