Flagela el SIDA a los más pobres y marginados del mundo

Ginebra.- Unas siete mil personas contraen el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) diariamente en el mundo, por lo que actualmente 33 millones sufren esta enfermedad y hasta la fecha han muerto 25 millones desde 1981, según cifras de Onusida.

Tales cifras fueron dadas a conocer por la Organización de las Naciones Unidas para el SIDA (Onusida), durante el Informe Mundial sobre Desatres 2008 por la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja.

Markku Niskala, secretario general de la Federación Internacional, declaró que el VIH es un desastre, ya que “para las sociedades del Africa subsahariana, destrozadas por el virus, y para numerosos grupos marginados del mundo entero” se les ha dejado solos frente a la muerte,la enfermedad y la indigencia.

Esta es la primera vez que un informe de la Cruz Roja Internacional centra su informe en una enfermedad: el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA).

“La comunidad humanitaria debe afrontar el reto del VIH, sobre todo en el contexto de los demás retos que conllevan al cambio climático, la migración y la cultura de la violencia que impera en muchas sociedades”, acotó Niskala.

En el informe se subraya la necesidad de que las organizaciones humanitarias, junto con gobiernos y comunidades locales, aumenten el alcance de los programas de prevención, tratamiento y asistencia en relación con el VIH, además de combatir la discriminación asociada al SIDA.

El informe explica que en los países más afectados del Africa subsahariana, donde las tasas de prevalencia ascienden al 20 por ciento de la población, los logros en términos de desarrollo se vieron menoscabados y la esperanza de vida se redujo a la mitad.

En el caso de grupos marginados -consumidores de drogas por vía intravenosa, trabajadores del sexo y hombres que tienen relaciones sexuales con hombres-, las tasas mundiales van en aumento.

Estos grupos suelen ser objeto de estigma y penalización y además no tienen acceso a prevención ni tratamiento, denuncia el documento.

Agrega que los desastres naturales y los provocados por el ser humano interrumpen los servicios básicos, exacerban otros factores de propagación de la epidemia y pueden aumentar la vulnerabilidad a la infección del VIH.

La Cruz Roja señala que quienes viven con el VIH forman parte de los grupos más vulnerables en situaciones de crisis o desastre pero, a la vez, tienen mucho que ofrecer y su plena participación es crucial para combatir la epidemia.

Por otra parte, al referirse financiamiento de los programas sobre VIH y las medidas correctivas que podrían tomar los gobiernos donantes, Mukesh Kapila, copresidente de la Alianza Mundial de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, dijo que “necesitamos dinero inteligente y no cada vez más dinero”.

Kapila agregó que “la retórica de la donación y la asociación idóneas debe ponerse en práctica plenamente. La financiación de la lucha contra el VIH debe basarse en pruebas, orientarse por resultados y llegar más rápido a quienes la necesitan”.

El informe señala que en 2007 se registraron 405 desastres naturales en el mundo entero; en 2006 habían sido 423. A pesar que el número de muertos (16 mil 679) fue el más bajo de la década, los damnificados ascendieron a 201 millones, un aumento de 40 por ciento respecto del año anterior.

También hubo 252 desastres tecnológicos; el número de muertos disminuyó a 6 mil 488 y los damnificados fueron 47 mil, lo que de acuerdo al informe significa una disminución de 70 por ciento respecto del 2006.

El total de muertos en desastres, tanto naturales como tecnológicos (23 mil 167) también fue el más bajo en una década y muy inferior a la media de esta última, que se cifra en 113 mil.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login