Participan miles en marcha del Orgullo Gay en Jerusalén

Jerusalén.- Alrededor de dos mil personas salieron el jueves a las calles de Jerusalén para participar en la marcha del Orgullo Gay, que generó controversia en los sectores más ortodoxos y el despliegue de cientos de policías.

“A diferencia de años anteriores, en esta oportunidad el evento transcurrió sin incidentes violentos”, dijo a Notimex, Samuel Ben Ruby, portavoz de la policía de Jerusalén.

La marcha del Orgullo Gay es un evento promovido por Casa abierta, una organización israelí que defiende los derechos de los homosexuales y lesbianas.

El grupo ha luchado para que este evento se realice a pesar de la fuerte oposición de los sectores ortodoxos judíos, que lo consideran una blasfemia en la “ciudad de Dios” y un “insulto a la Biblia”.

“Muchas personas creen que esta ciudad es santa y que tienen derecho a hacer con ella lo que se proponen, dijo a Notimex Efrat Tamir, una joven de la ciudad que antes de partir aclaró no ser lesbiana.

“Cada año Jerusalén se vuelve más religiosa y los ortodoxos dicen a los seculares qué deben hacer. Estoy aquí porque apoyo la tolerancia y la libertad de ideas”, señaló.

A pesar de las protestas de los sectores religiosos de la ciudad, el evento pudo ser realizado gracias a una decisión de la Corte Suprema de Justicia, que apoyó su realización en años anteriores.

La marcha se desarrolló sin eventos violentos y la policía sólo informó que un hombre ortodoxo fue apartado de las calles por sostener una pancarta en la que estaba escrito un mensaje ofensivo contra los homosexuales.

“La policía no quiere tomar riesgos”, agregó el portavoz Ben Ruby, quien dijo no olvidar la marcha de 2005 en la que un hombre ortodoxo atacó con un cuchillo a tres personas y afirmó haber acudido a la marcha para “matar en nombre de Dios”.

“No podemos permitir esta abominación”, subrayó en aquel entonces Yishai Schlissel, un hombre ortodoxo y miembro del grupo de los haredim.

En la manifestación de este jueves la mayoría de los homosexuales marcharon con ropa discreta, las muestras de afecto fueron más limitadas y no hubo grupos opositores al evento, por lo que tampoco se escucharon gritos ni se vieron pancartas contra el mismo.

Sin embargo, la marcha congregó una vez más a participantes y espectadores provenientes de diversos países y con diversos tipos de creencias, entre los que destacó el diácono inglés Iain Baxter.

Este caminó a través de los manifestantes con una gran cruz de madera colgada al cuello y una Biblia en la mano.

“En el texto bíblico no hay ninguna palabra que diga explícitamente que es malo ser homosexual y lesbiana. Llegué a Jerusalén de visita y quise sumarme a este evento porque me parece triste que se rechace de una forma tan categórica a los que aman a los de su mismo sexo”.

Varios de los espectadores y curiosos reconocieron el carácter modesto del evento de este jueves en comparación con otras marchas de homosexuales y lesbianas que se realizan en todo el mundo.

Sin embargo, algunos manifestaron su malestar por el bloqueo de las vías y los cambios en las rutas de tráfico: “¿Tenemos que paralizar la ciudad por estas ridiculeces?”, preguntó con rabia a la policía una mujer que abandonó el lugar sin identificarse.

“En Levítico está escrito que el Dios de Israel es santo y ser homosexual es una actitud inmoral y un pecado contra él”, dijo a Notimex Henry, un costarricense que actualmente vive en Jerusalén.

Agregó que “un ejemplo de su odio (de Dios) por estos comportamientos es la destrucción de Sodoma y Gomorra. Todas las personas con las que hablé aquí dijeron no creer en Dios y eso no es coincidencia”, afirmó.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login