Acudirán ante CIDH por detención de documentalista chilena

Por Marcel Garcés.

Santiago.- La documentalista chilena Elena Varela, que fue arrestada cuando realizaba un filme sobre el pueblo mapuche, acudirá a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) por su encarcelación “arbitraria e injusta”, anunció la defensa.

El abogado Rubén Jerez, quien representa a Varela, dijo en entrevista con Notimex que la detención de la realizadora audiovisual es “arbitraria e injusta” porque “se le acusa de cosas muy graves sin que haya ninguna prueba”.

“Esto es lo más cercano a (Franz) Kafka y su libro ‘El Proceso’, un absurdo total al haber una persona presa y no se sabe por qué”, señaló el jurista.

Varela fue detenida por su presunta participación en un asalto a un banco de la sureña localidad de Loncoche, en diciembre de 2004, y el robo a un local de Instituto de Normalización Previsional (INP) en la central ciudad de Rancagua, en junio de 2005.

Según las investigaciones, los asaltantes habrían sido integrantes de un grupo subversivo escindido del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), al que se vincula con organizaciones insurgentes de otros países de la región.

Varela fue encarcelada el 7 de mayo en Rancagua, a 70 kilómetros al sur de Santiago, en momentos que realizaba un documental sobre las actuales demandas del pueblo mapuche, lo que a juicio de la defensa sería la razón que explicaría la detención de la mujer.

A juicio de Jerez, el verdadero objetivo del procesamiento de Varela sería incautarle las cintas en las que trabajaba, “Newen Mapuche” y “Sueños del comandante”, basada en la historia de un legendario líder del MIR, conocido con el alias de “comandante Pepe”.

El líder izquierdista, quien era dirigente del Complejo Maderero Panguipulli, fue asesinado por militares de un regimiento del sur del país en 1973, en el marco de la represión que aplicó la entonces naciente dictadura contra los movimientos obreros y campesinos.

Jerez afirmó que la incautación de los registros fílmicos de la documentalista constituyó una “grave violación de la libertad de expresión, del derecho de autor y del secreto profesional que ampara a las fuentes de un reportaje periodístico”.

Advirtió, además, que la utilización del material fílmico de Varela pone en riesgo a los líderes mapuches que, pese a encontrarse en la clandestinidad, confiaron en la documentalista para entregar sus testimonios en ambos proyectos audiovisuales.

“Se trata de materiales que dicen relación con un documental que ella realizaba sobre la lucha del pueblo mapuche en contra del Estado de Chile, de resistencia, para conservar su cultura, sus tierras y evitar que las transnacionales arrasen”, explicó Jerez.

Afirmó que esas grabaciones revelan “cómo el Estado de Chile usa todos los instrumentos jurídicos que tiene a su haber, y los instrumentos de fuerza, llámense la policía, la Agencia Nacional de Inteligencia, para desarticular estos movimientos”.

Anunció, por ello, que la llamada Plataforma Audiovisual por la Libertad de Expresión y Creación, integrada por cineastas, escritores y dirigentes sociales del país, acudirá a la CIDH para denunciar la situación de Varela.

Indicó además que esta semana el abogado Hugo Gutiérrez y la Oficina de Derechos Humanos de la Corporación de Asistencia Judicial interpusieron ante la justicia local una denuncia por torturas e incomunicación ilegal en contra de Varela.

Recordó que en la audiencia de formalización del caso contra Varela, cuando se le pidió pruebas al fiscal Servando Pérez para sustentar su solicitud de encarcelación preventiva, el funcionario judicial “simplemente sostuvo que había un testigo anónimo”.

El representante del Ministerio Público aseguró entonces que las pruebas estaban en una “carpeta secreta, absolutamente reservada, con lo cual se negó a la imputada y a su defensa conocerlas para estructurar su defensa”, añadió Jerez.

“Esto es un absurdo total, al haber una persona presa y no se sabe por qué, lo más parecido a un tribunal en tiempo de guer

You must be logged in to post a comment Login