Cierra restaurante Florent, asfixiado por mercado inmobiliario de NY

Nueva York.- El Florent, el restaurante más divertido del Meatpacking District, toda una institución y un icono, cerró sus puertas después de 23 años y asfixiado por el despiadado mercado inmobiliario de la Gran Manzana.

Su dueño, Florent Morellet, no ha podido hacer frente a las demandas del propietario del local, por el que empezó pagando en 1985 poco más de mil 500 dólares. Actualmente, la renta mensual era de seis mil dólares pero el dueño le pidió 30 mil dólares.

Morellet le llegó a ofrecer al dueño del lugar el triple de lo que paga actualmente, en total unos 18 mil dólares, pero la oferta le fue rechazada.

Así, ayer domingo fue el último día que abrió este restaurante de comida francesa, el único que sobrevivió a aquellos tiempos en los que este barrio era un santuario de travestis y proveedores de carne a orillas del Hudson, ahora reconvertido en zona de ocio para jóvenes pudientes.

En sus calles adoquinadas se han instalado en los últimos años las exclusivas “boutiques” de Stella McCartney, Alexander McQueen y Diane Von Furstenberg o la peluquera de las estrellas Sally Hersberger (que cobra 800 dólares por corte de pelo).

También conocidos restaurantes como el Pastis o el Spice Market, frente al hotel Gansevoort, con piscina y terraza en la azotea.

Lejos quedan ya los tiempos, cuando abrió el Florent, en el que el barrio era una zona oscura y sucia donde durante el día la actividad de las fábricas empaquetadoras de carne era frenética y durante la noche era tomado por travestis.

El Florent, que abría 24 horas al día, ha sido testigo de este cambio paulatino que ha sufrido el Meatpacking District, que ya aparece en las guías turísticas.

Morellet, un activista gay de origen francés enamorado de Nueva York, sería alcalde si el Meatpacking tuviera ayuntamiento.

El consiguió que no se puedan construir edificios residenciales en la zona para que clubes y restaurantes puedan seguir haciendo ruido sin vecinos molestos.

Por el Florent han desfilado cientos de caras famosas, muchas de ellas formando parte de su clientela fiel, como Roy Lichtenstein, que almorzaba allí cada día, “el artista menos pretencioso que he conocido”, dice Morellet.

Y ha conocido a muchos, porque entre sus fieles clientes están Madonna, David Bowie, Spike Lee, Jasper Johns, Björk, Matthew Barney, Calvin Klein.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login