Desaprovecha Alemania el potencial socioeconómico de sus inmigrantes

Por Olga Borobio.

Berlín.- Alemania no aprovecha el potencial social ni el económico que ofrecen sus inmigrantes, mientras Hamburgo “integra” a los residentes extranjeros de una manera menos eficiente que otras grandes urbes del país.

A esta conclusión llegó el estudio del Instituto de Kiel de Economía Mundial (HWWI), hecho por encargo del banco Hypo Vereinsbank. Esta institución es una de las más prestigiadas del país europeo.

“Al contrario de la extendida impresión de la gente, Hamburgo es menos multicultural que otras ciudades alemanas”, consideró Max Steinhard, director del estudio comparativo entre las seis mayores ciudades germanas: Berlín, Hamburgo, Munich, Colonia, Stuttgart y Francfort.

El estudio, denominado “Color en el futuro: pluralidad cultural como factor de asentamiento de las metrópolis alemanas”, se centró en la relación entre los grupos de población extranjeros y el éxito económico.

El resultado es que estas ciudades, hasta ahora, utilizan muy poco el potencial que les ofrece la inmigración y son, en comparación con otras metrópolis europeas, relativamente homogéneas.

Los inmigrantes estimulan la economía, producen empuje económico y fortalecen la fuerza innovadora en una sociedad, por lo que no hay que tener reparos en los gastos adicionales que conlleva el proceso de integración, afirmó el estudio presentado en Hamburgo.

“La pluralidad cultural enriquece las oportunidades de futuro de la economía”; aseveró el gerente bancario Carsten Dieck. “Básicamente, todas las grandes ciudades alemanas tienen aquí una necesidad de recuperación”, señaló.

Mientras Munich, Stutgart y Francfort encabezan la pluralidad cultural, Berlín y Hamburgo se encuentra al final, revela el estudio.

Las diferencias son drásticas: la cuota de empleados extranjeros en Stuttgart es de 16.9 por ciento; en Berlín sólo es de 7.9 y la mayoría procede de Turquía.

En Hamburgo, con una cuota de integración de 14.2 por ciento, la integración económica de los extranjeros es especialmente deficiente: la cuota de desempleo entre los inmigrantes en edad de trabajar es de 21.6 por ciento, considerablemente más alta que en otras ciudades como Munich, donde es de un 12.7 puntos.

Los ingresos medios y la formación de los extranjeros en Hamburgo es menor que en cualquier otro lugar. La cuota de empleados con estudios universitarios o profesionales de alto grado es de 35.3 por ciento, cuando en ciudades como Stuttgart llega al 46.2.

Además, Hamburgo muestra una internacionalidad de su mano de obra por debajo de la media y tiene, después de Berlín, el índice más bajo de diversidad, referido al número de nacionalidades y la cuota de empleados de diversas nacionalidades.

Sin embargo, Hamburgo integra especialmente bien a los inmigrantes de origen asiático, según el estudio, y presenta una cifra de extranjeros neta especialmente alta: 28 mil llegaron entre 1996 y 2006, el segundo valor más alto después de Berlín.

Además, los expertos valoraron que Hamburgo reconoce la necesidad de actuar y ha desarrollado un concepto de integración propio, cuyo objetivo central es mejorar el acceso al mercado laboral para los inmigrantes o con familiares inmigrantes.

“Todavía podemos sentar las bases para encontrar una adhesión en toda Alemania y en todo el mundo y convertir a Hamburgo en una ciudad realmente abierta”, consideró la portavoz de política migratoria de la ciudad, Nebahat Guçlu.

“En Europa, la multiculturalidad es considerada algo negativo con frecuencia”, consideró el banquero Dieck. “Aprovechar la diversidad cultural para lograr un desarrollo económico próspero es una de las principales tareas del futuro”, agregó.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login