Moda masculina para el próximo verano: desenfado, color y un toque femenino

PARIS (AFP) – La moda masculina para la temporada primavera-verano 2009, presentada en las pasarelas de París hasta el domingo, será ecléctica, de una elegancia desenfadada que no vacila a tomar prestados elementos del vestuario femenino, a veces hasta la confusión de géneros.

Incluso la casa Hermès, célebre por sus corbatas, propone a los hombres deshacerse de ellas, calzar alpargatas y lucir pantalones enjaretados y camisas y polos de algodón.

Pieza básica del vestuario masculino, el traje se desprende de la formalidad, se luce despajerado, se adorna con frunces en la colección de Lanvin, con incrustaciones de colores en la de Yohji Yamamoto, se combina con encaje en la de la marca inglesa Blaak.

Givenchy, cuya colección fue la primera diseñada por Riccardo Tisci, creador ya de la alta costura y del prêt-à-porter femenino de la casa, propone trajes de color rosa fuchsia.

Stefano Pilati para Yves Saint Laurent trabaja las prendas alrededor de la idea de la ambigüedad de los géneros, con una colección de ropa de corte masculino, pero realizada a menudo con materias consideradas “femeninas”, como el crepé de China, la organza o la muselina.

El japonés Tatsuko Horikawa, para la marca Julius, fue aún más lejos, vistiendo hombres de físico viril con pantalones masculinos y botas, pero también con túnicas con una franja negra en el pecho, como si llevaran sujetador.

Además del negro y los tonos claros tradicionales del verano, la moda masuculina incluye esta temporada una paleta muy variada, incluyendo colores vivos más a menudo propuestos para las mujeres que para los hombres, como el fuchsia.

Colores tornasolados en el desfile de Kenzo, vibrantes en el de Ungaro que, además del fuchsia, declina el vestuario, inspirado en el parisino de los años 60, en naranja, azul brillante y violeta.

Por su parte Kris van Assche para Dior salpica su colección de azul, naranja, oro viejo y fuchsia.

John Galliano, por su parte, agrega un pedazo de falda plisada a sus pantalones y propone kilts escoceses que se llevan sobre leggings.

Esta última prenda se vio a menudo en las pasarelas. Givenchy, por ejemplo, propone leggings arremangados bajo shorts de cuero negro.

Encajes y transparencias forman parte ahora del vestuario masculino.

En cambio, son sus cow-boys de camisas a cuadros y sombrero tejano, Jean Paul Gaultier propone un arquetipo masculino.

En la casa Smalto, la diseñadora Youn Chon Bak sigue suavizando el estilo de la casa, con una colección inspirada en los años 50: cómodos shorts y pantalones blancos, camisas holgadas y los zapatos calzados directamente, sin calcetines.

You must be logged in to post a comment Login