Defiende policía hispano postura sobre migración en Los Angeles

Los Angeles.- El subjefe del Departamento de Policía de Los Angeles, el hispano Sergio Aguirre, reconoció que se mantienen presiones para cambiar aquí la ley que prohíbe a agentes interrogar a personas sobre su estado migratorio.

“Hay grupos que quisieran que la policía local interrogara a personas sobre su estado migratorio, pero sabemos que eso no ha funcionado ni funcionaría para esta región con millones de inmigrantes”, aseguró en entrevista con Notimex.

Se congratuló que la semana pasada un juez haya mantenido intacta dicha ley. “Durante 30 años, la Orden Especial 40 ha obrado en beneficio de la seguridad de la comunidad y esperamos que a pesar de embates se mantenga para bien de la ciudad”, dijo.

Aguirre es el hispano con mayor rango en el Departamento de Policía de Los Angeles (LAPD, en inglés), uno de los más grandes del país y área en donde la mayoría de su población es inmigrante, muchos de ellos indocumentados.

“No sólo esta vez, sino sabemos que estos embates continuarán para presionar a que la policía cambie sus tácticas, pero sabemos que seguiremos resistiendo a ese cambio”, dijo el policía, casado con una mexicana.

La semana pasada un juez desecho una demanda de un ciudadano estadunidense que exigía una revisión de la Orden Especial 40 y que agentes de la policía pudieran interrogar a personas por su calidad migratoria.

El juez de la Corte Superior de Los Angeles, Rolf M. Treu, resolvió que esa disposición local de ninguna manera se encuentra en conflicto con las leyes federales como decía la demanda presentada por un ciudadano estadunidense.

Desde 1979, en Los Angeles existe la Orden Especial 40 que prohibe a agentes locales interrogar sobre la condición migratoria y fue establecida para evitar detenciones basadas en perfiles raciales.

El demandante Harold Sturgeon aseguraba que el seguir vigente esa medida ponía en conflicto a las leyes migratorias y no permitía tener el flujo adecuado de información entre agencias locales y federales sobre el estatus migratorio.

La revisión fue avivada luego que un estudiante de color, Jamiel Shaw, fue asesinado por el indocumentado Pedro Espinoza, quien ingresó de forma ilegal al país y había salido de prisión un día antes de matarlo.

Impulsores de una nueva andanada han empezado a recabar las 74 mil firmas necesarias para poner la iniciativa en la boleta electoral del 3 de marzo de 2009, un día después del primer aniversario de la muerte de Jamiel.

“En lo práctico, un cambio seria letal y nos afectaría en nuestra comunicación con la comunidad y en lugar de acercanos a ellos, cualquier cambio en negativo sería un retroceso en el combate al crimen”, vaticinó Aguirre.

“La policía necesita ofrecer protección al público y tener el control de la delincuencia y aunque sabemos que hay personas y organizaciones que se empeñan a conseguir este cambio, lo vamos a resistir lo más que sea posible”, advirtió.

“El compromiso del Departamento de Policía de Los Angeles es servir a todas las comunidades en forma equitativa, con el mayor grado de protección y con el mayor respeto posible”, enfatizó.

Aceptó que en las redadas que se presentaron a principios de año en el sur de California causaron un cierto distanciamiento de la comunidad. “Esto es normal y lamentable es un tema perenne que choca con lo migratorio”, anotó.

“Lo que más nos preocupa es que la gente no vaya a ayudarnos porque la necesitamos y por eso necesitamos promover que colaboren y que quede claro no vamos a actuar contra nadie por su situación migratoria”, insistió Aguirre.

Pero, reitero, contra los delincuentes y pandilleros utilizaremos todas las herramientas a nuestro alcance y a nuestra disposición, incluso las leyes federales y de migración.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login