Error culpar a tomate mexicano de salmonelosis: epidemiólogos

Dallas.- Un creciente número de funcionarios de salud coinciden en que fue un error haber relacionado al tomate mexicano con la actual epidemia de salmonelosis que desde mediados de abril pasado ha afectado a 851 personas en Estados Unidos.

Autoridades de Salud involucradas en la investigación sospechan que el causante de la epidemia pudo haber sido algún alimento de uso común en restaurantes de comida mexicana, como los chiles jalapeños o el cilantro.

“Si el tomate no es la fuente de la epidemia está mal y creo que todos estarán muy arrepentidos”, dijo Tim Jones, epidemiólogo del Departamento de Salud de Tennessee, en declaraciones publicadas este martes por el diario The Baltimore Sun.

Jones dijo “estar cada vez más preocupado” de que los tomates no sean los responsables”, de la epidemia de salmonelosis debía haber disminuido hasta extinguirse si los tomates contaminados fueran la causa de la misma.

Indicó que el tomate tiene un tiempo limitado de vida, e incluso muchos consumidores lo han evitado, sin embargo, el número de casos reportados continúa en aumento (851 registrados hasta este lunes) y los investigadores aún no encuentran la fuente de contaminación.

La suspensión en el consumo de tomate provocó pérdidas a los productores y comerciantes hasta por 250 millones de dólares, al tiempo que ha profundizado las críticas al sistema gubernamental de seguridad en los alimentos.

The Baltimore Sun destacó este martes que el no haber encontrado la causa, un mes después de que las autoridades federales advirtieron al país de la epidemia y exhortaran a no consumir ciertos tipos de tomate, refleja la dificultad de rastrear la fuente de bacteria.

Señaló que la falla en no determinar la causa, también revela la debilidad del sistema de salud en alimentos del gobierno federal que depende de los departamentos de salud de las distintas entidades escasos de personal.

El pasado viernes, funcionarios de la Administración Federal de Drogas y Alimentos (FDA) informaron que aún continuaban encontrando una fuerte asociación entre los tomates y los más recientes casos confirmados de la enfermedad.

Sin embargo, los funcionarios destacaron que “mantenían mente abierta” a otras posibles fuentes de contaminación, aunque otras autoridades de salud han iniciado ya la búsqueda de otras alternativas como posible causa de la epidemia.

La semana pasada, los investigadores volvieron a entrevistar a los

afectados por la enfermedad, y una nueva revisión de restaurantes, de acuerdo con autoridades de salud de cinco entidades, debido a que hasta ahora no ha sido localizado ningún tomate contaminado.

“El principal sospechoso, el tomate, podría no decir la historia completa”, dijo Mike Landen, epidemiólogo del Departamento de Salud de Nuevo México a The Baltimore Sun.

Los investigadores podrían establecer una causa diferente para la epidemia tan pronto como esta semana, señalaron algunas de las fuentes consultadas.

Si los tomates no son la fuente, las autoridades de salud estarían preocupadas por las posibles recriminaciones para la FDA y el Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) además de los departamentos estatales de salud.

La industria del tomate demandaría reformas al gobierno, dijo Jim Prevor, editor de “Produce Business” una revista relacionada al comercio de frutas y vegetales.

La publicación estima que los productores y distribuidores podrían registrar pérdidas por 250 millones de dólares en ventas perdidas y abasto destruido como consecuencia de relacionar al tomate con la epidemia.

“La industria demandaría audiencias congregacionales, para que se dé una real investigación de cómo fue que se hizo esto”, explicó Prevor. “Esto es un verdadero desastre”, añadió.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login