Opus Dei en medio de misterioso caso policial en Italia

Por Andrés Beltramo Alvarez.

Ciudad del Vaticano.- La prelatura apostólica Opus Dei en Roma quedó en medio de un extraño caso policial que data de 25 años, que incluye la desaparición de una joven y supuestas conspiraciones en El Vaticano.

Se trata del conocido caso Orlandi, apellido de Emanuela, una muchacha de 15 años secuestrada el 22 de junio de 1983 cerca del edificio del Apollinare, en el centro de la capital italiana, y cuyo paradero aún se desconoce.

El inmueble está ubicado a unos pasos de la famosa Plaza Navona que alberga actualmente la sede de la Pontificia Universidad de la Santa Cruz, el ateneo adscrito a la Sede Apostólica propiedad justamente del Opus Dei.

Pero al momento del secuestro allí no funcionaba la universidad sino, entre otras instituciones, una academia de música a la cual asistió Orlandi antes de desaparecer sin dejar rastro. La prelatura se hizo cargo del edificio hasta 1990.

El mismo –que data del siglo XIV- incluye la Basílica de San Apollinare, un templo que contiene la polémica cripta de Enrico De Pedis, uno de los más temibles jefes mafiosos italianos de la década de los 80.

De Pedis murió asesinado en 1990. Fue sepultado en la iglesia (un procedimiento del todo inusual) gracias a la autorización del cardenal Ugo Poletti, entonces presidente de la Conferencia Episcopal Italiana y vicario de Roma.

Años después una llamada anónima a un programa televisivo relacionó la desaparición de Emanuela Orlandi con la tumba del mafioso. “Si quieren encontrar el cuerpo busquen en la tumba de De Pedis”, dijo la voz no identificada.

Hasta ese momento no había existido nexo entre el “capo” y la joven, que entre otras cosas tenía ciudadanía del Vaticano y era hija de un funcionario de la Prefectura de la Casa Pontificia.

La reciente difusión de un testimonio que habla de una supuesta conspiración en el gobierno central de la Iglesia Católica operada por el fallecido monseñor Paul Marcinkus aportó nuevas pistas a la investigación policial, aún abierta.

Según Sandra Minardi, una ex amante de De Pedis, Emanuela Orlandi habría sido secuestrada por el mafioso por órdenes del propio Marcinkus, entonces responsable del Instituto de las Obras para la Religión (también conocido como Banco Vaticano).

La testigo –ex drogadicta y en un relato con imprecisiones- asegura que supo que la joven fue retenida en un apartamento del centro de Roma, descuartizada y arrojada a la basura en una zona periférica de la ciudad.

Con estas últimas informaciones la familia De Pedis pidió oficialmente a los magistrados que abran de una vez por todas la tumba de Enrico para demostrar que nada tuvo que ver su familiar con la misteriosa desaparición.

Por estas horas el Ministerio Público Andrea de Gasperis analiza si es factible solicitar al Vaticano una inspección a la cripta del Apollinare, ahora bajo custodia del Opus Dei que, indirectamente ha quedado en medio del extraño caso policial.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login