Programa Texas ejecución de reo que jamás mató a nadie

Dallas.- Texas programó para el próximo 21 de agosto la ejecución de Jeff Woods, a pesar del hecho de que las autoridades reconocen que él personalmente no mató a nadie, lo que ha generado una corriente de opinión en contra de la medida.

La fecha de ejecución ha comenzado a movilizar a los opositores a la pena de muerte en Texas y en otras partes del país que iniciaron campañas con cartas y peticiones a las autoridades para tratar de que se le suspenda la aplicación del castigo capital.

Woods fue sentenciado a muerte bajo la “Ley de Partes de Texas”, que permite que una persona involucrada en un crimen sea responsabilizada de las acciones cometidas por alguien más.

Con ello Woods, un anglosajón de 34 años de edad, podría convertirse en el primer reo en ser ejecutado bajo esta ley, que autoriza aplicar la pena de muerte a cualquiera que participe en un delito donde se registre un homicidio.

Texas es la única entidad que aplica este estatuto en casos de homicidio capital, lo que la convierte en el único lugar en Estados Unidos donde una persona puede ser literalmente inocente de homicidio y aún así enfrentar la pena máxima.

De acuerdo con las autoridades, Woods colaboró en la comisión de un robo y homicidio la madrugada del 2 de enero de 1996, en la comunidad de Kerrville, al noroeste de San Antonio.

Según el reporte de la policía, Woods esperó en un auto mientras su amigo Daniel Earl Reneau ingresaba a una estación de gasolina y apuntaba con una pistola al empleado de la misma, Kris Keeran, quien se encontraba detrás de un mostrador.

En algún momento, Reneau disparó un balazo calibre 22 a la cabeza de Keeran, provocando su muerte inmediata.

Reneau siguió con el robo y extrajo una caja fuerte de la oficina del establecimiento. Cuando Woods escuchó el balazo, salió del automóvil para ver lo que ocurría.

Entonces Reneau le apuntó con la pistola y le ordenó recoger la grabadora de video de vigilancia y conducir el automóvil para escapar del lugar. Ambos fueron detenidos en forma separada pocas horas después de haberse registrado el crimen.

Woods declaró a la policía, sin contar con un abogado que lo asesorara, que se había tratado de un robo planeado. Aunque después desmintió esa declaración.

Reneau y Woods fueron sentenciados a la pena de muerte en juicios separados. Reneau fue ejecutado por el homicidio el 13 de junio de 2002.

En una petición que circula en internet a fin de recabar firmas para solicitar al gobernador de Texas, Rick Perry, suspender la aplicación del castigo capital a Woods, se afirma que este “no pudo haber anticipado que ocurriría el homicidio”.

La petición firmada por familiares y amigos de Woods sostiene que “la ´Ley de Partes´ no toma en cuenta la acción individual. Jeff Woods no debe morir porque su socio en el crimen hizo una rápida y trágica decisión a la cual Woods no contribuyó y no podía controlar”.

Los simpatizantes de Woods confían en que el gobernador Perry decida conmutar la sentencia, como lo hizo el año pasado en el caso de Kenneth Foster, un afroamericano, sentenciado a muerte también bajo la Ley de Partes de Texas.

La conmutación de la sentencia de Foster, fue la primera emitida por Perry durante su mandato como gobernador y se estableció como una sonada victoria para el movimiento contra la pena de muerte.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login