Esperan “niños de redada” en Iowa regreso a su país

Chicago.- Más de 70 niños hijos de trabajadores latinos detenidos hace dos meses durante una redada en Postville, Iowa, siguen desamparados y son preparados para enviarlos a sus países de origen.

A casi 60 días de la redada en la planta Agriprocessors Inc., donde fueron arrestados unos 400 indocumentados, en su mayoría mexicanos y guatemaltecos, la situación para los pequeños es incierta.

La activista Julie Santos, dirigente del grupo Familias Latinas Unidas de Chicago, explicó que ha sido decisión de sus padres enviar a sus hijos a sus países de origen antes de que el estado los tome en custodia.

“Su futuro sería quedar en custodia con familias tal vez que no hablen su idioma, por lo que sus padres han dispuesto en la mayoría de los casos enviarlos con algún familiar”, precisó.

Informó que de 71 niños que nacieron en Estados Unidos, 21 de ellos no tienen sus documentos en regla para salir del país y nueve viajarán en los próximos días para ser recibidos por una abuelita o tía.

“Hemos estado solicitando ayuda de los políticos locales para arreglar su situación, porque queremos que estos niños, salgan bien del país, con su pasaporte que los acredita como ciudadanos estadunidenses”, explicó.

“El drama que se vive en Postville con estas familias desintegradas es increíble. Son niños que están solos, porque sus padres están detenidos o con orden de detención y sin trabajo, incluso ya hubo un pequeño atropellado en las calles”, agregó.

En esta ciudad, de apenas dos mil 300 habitantes, la mayoría de ellos latinos, se estima que el 50 por ciento de los estudiantes fueron afectados por las redadas de mayo pasado, ausentándose de las escuelas.

Santos es una de las pocas activistas de otras ciudades y estados que se han acercado a ayudar a estas familias que tienen como punto de encuentro la iglesia Santa Brígida del pequeño poblado.

Dijo que sólo dos religiosas y el sacerdote, que no habla español, están apoyando en la atención de necesidades como la escasez de pañales para los bebés, cuyas madres tienen que salir a buscar un sustento a falta del padre.

El 12 de mayo pasado más de 500 oficiales armados y con helicópteros realizaron la redada en la empacadora y detuvieron a 389 indocumentados de un total de 697 órdenes de arresto.

A varias mujeres embarazadas o con hijos pequeños las dejaron libres por razones humanitarias pero sujetas a un proceso en la corte y con brazalete puesto para su localización.

La fábrica quedó en paro técnico por falta de mano de obra, los detenidos fueron llevados a una zona de exposiciones ganaderas y en los siguientes días juzgados y sentenciados a distintas penas de prisión.

La redada llevó meses de planeación e involucró 16 agencias locales y federales, dirigidas por el Servicio de Inmigración. Se ejecutaron órdenes relacionadas con actividad criminal, incluyendo el uso de seguro social falso, así como deportaciones por estado migratorio ilegal.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login