SOS: Banco Mundial intercede a favor de países pobres ante crisis

El Banco Mundial llamó el miércoles a las naciones más ricas del mundo y los principales productores de petróleo a sumar esfuerzos para ayudar a los países pobres a enfrentar la crisis de altos precios de alimentos y energéticos.

“La situación para los pobres está empeorando con los altos precios de alimentos y por eso estamos en una zona de peligro”, dijo el presidente de la institución Robert Zoellick al advertir sobre el riesgo de que esta crisis puede derivar en inestabilidad social.

“Urjo al grupo de los ocho, en concierto con los principales productores de petróleo, a actuar ahora para hacer frente a esta crisis”, dijo el directivo en una misiva dirigida a los jefes de Estado del G-8, en la que destacó el efecto social de la crisis.

Zoellick apuntó que desde el año pasado, la combinación de altos precios en los alimentos y del petróleo ha representado para un grupo de 41 países un impacto negativo en su Producto Interno Bruto (PIB) de entre tres y 10 por ciento.

“Lo que estamos viendo no es un desastre natural, un tsunami silencioso. Es una catástrofe hecha por el hombre y como tal debe ser arreglada por la gente”, dijo Zoellick a periodistas, en la víspera de su viaje a Japón para participar en la reunión del G-8.

Explicó que las causas de la crisis van desde un aumento en la demanda de algunos productos básicos, el creciente almacenamiento y las restricciones en las importaciones impuestas por algunos países.

“Esta crisis amenaza con aumentar la pobreza y la inestabilidad social a un creciente número de países”, advirtió.

Citó el caso de Liberia, que en enero se vio confrontada con un aumento de 20 por ciento en los precios de alimentos, como resultado de lo cual 200 mil personas pasaron a engrosar las filas de los pobres y con ello 70 por ciento de la población viven ahora bajo la línea de pobreza.

“Mi percepción es que esta es una prueba del sistema global, de ayudar a los más vulnerables y no podemos darnos el lujo de fallar”, sostuvo Zoellick.

En una carta a los jefes de Estado del G-8 dada a conocer aquí, recordó el compromiso adoptado por estas naciones en Gleneagles, Escocia, en 2005, para elevar la ayuda para el desarrollo a Africa para 2010, lo que resulta ahora más urgente que nunca.

En el caso de los productores de petróleo, Zoellick dijo que su contribución para aliviar el efecto de esta crisis sería elevar su producción a fin de reducir los altos precios.

Recordó que por los menos una treintena de países han experimentado disturbios derivados de la escasez de alimentos provocada por los altos precios.

En su misiva, Zoellick pidió al G-8 considerar dos acciones para mejorar “la habilidad del mundo para enfrentar la actual crisis alimenticia”.

El primero tiene que ver con una evaluación de Naciones Unidas para garantizar los fondos para el Programa Mundial de Alimentación y, el segundo, analizar la posibilidad de una estrategia “humanitaria virtual” para un sistema de reserva para crisis alimenticias.

Como resultado de esta crisis la institución ha provisto asistencia emergente a 12 países, que han recibido donaciones por 200 millones de dólares como parte de un fondo por mil 200 millones de dólares creado para este propósito.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login