.Montarán una muestra en España para rendir homenaje a Cocteau

México, 4 Jul (Notimex).- El creador español David Delfín tiene
un complicado encargo para este verano: organizar una exposición que
rinda homenaje al polifacético artista francés Jean Cocteau, quien
nació en París, la llamada ciudad de las luces, el 5 de julio de
1889.

El Ayuntamiento de Marbella (España) ha decidido que la obra de
este académico, poeta, novelista, dramaturgo, pintor, diseñador,
crítico y cineasta francés, que residió algunas temporadas en esa
ciudad, debe ser revisada por Delfín, uno de los diseñadores más
provocadores del panorama español.

La delegada de Cultura en Marbella, Carmen Díaz, explicó que
Delfín realizará una serie de vestidos, inspirados en el universo
estético que Cocteau logró trasmitir en sus dibujos y poemas, y una
videocreación donde dará rienda suelta a su fascinación por el autor
de “La voz humana” o “Los terribles muchachos”.

Esa exposición tendrá lugar entre el 16 de julio y el 20 de
agosto en el Museo Cortijo Miraflores.

Cocteau, director del clásico cinematográfico “La Bella y la
Bestia” (1946), desde muy joven se inició en los ambientes bohemios
la capital francesa.

De acuerdo con sus biógrafos, Cocteau fue educado en París y
desde temprana edad fue marcado por el suicidio de su padre George
Cocteau, quien dejó a su mujer Eugenie Lecomte, a cargo de tres
hijos.

En 1900, Jean ingresó al Lycée Condorcet, del que fue expulsado
cuatro años más tarde, debido a su indisciplina; para 1906 el Licée
Fénelon lo aceptó, pero nunca despertó el interés de Cocteau.

Para 1908, el impetuoso artista fue declarado como un joven
prodigio de la poesía por Edouard de Max, quien lo presentó en una
Mañana Poética en el Theatre Femina, y un año más tarde publicó “La
lampe d”Aladin”, su primera compilación poética.

El artista tuvo gran cercanía con artistas que influenciaron
fuertemente su obra, como Marcel Proust, Catulle Mendes, Pablo
Picasso, Juan Gris, André Breton, Guillaume Apollinaire y Tristan
Tzara, entre otros.

En 1909, Cocteau incursionó en las áreas del ballet y el teatro,
gracias a su amistad con Sergei Diáguilev; ese mismo año tuvo una
fugaz relación con la comediante Madeleine Carlier.

Sigue
Montarán una muestra en/dos/Carlier.
.
Algunas de sus obras creadas en esta etapa son las poesías “La
lampe dAladin” (1909), “Le prince frivole” (1910), “La danse de
Sophocle” (1912), “Le Cap de Bonne-Espérance (1918), “L Ode a
Picasso” (1919); y las novelas “Le Potomak” (1919) y “Le Gran écart”
(1923), entre otras.

El 12 de diciembre de 1923 murió súbitamente Raymond Radiguet,
gran compañero de Jean, hecho que provocó una profunda depresión en
el artista, orillándolo a decir que no escribiría de nuevo.

A partir de este momento, Cocteau inició su adicción al opio,
situación que no abandonó, a pesar de someterse a numerosas
desintoxicaciones.

Su legado artístico continuaría en 1930 cuando realizó su
primera película “La sangre de un poeta”, una de las mejores muestras
fílmicas del movimiento surrealista, en la que participaron Enrique
Rivero y Elizabeth Lee Miller.

Posteriormente, Cocteau permaneció 40 días en un hospital debido
a un ataque de fiebre tifoidea.

En 1932 inició un romance con Natalie Paley, hija de un duque
Romanov. Quedó embarazada y abortó por la intervención de Marie-Laure
de Noailles, quien de joven había amado a Cocteau y se propuso
arruinar su nueva relación.

En 1945 grabó la película “La Bella y la Bestia”, donde conoció
a Jean Marais, su pareja más duradera, relación que levantó fuertes
críticas contrarrestadas por ensayos contra la homofobia escritos por
Cocteau.

En 1947, Edouard Dermit se convirtió en su hijo adoptivo y
heredero universal.

El 3 de marzo de 1955, fue nombrado integrante de la Academia
Francesa, y 10 años después se convirtió en Miembro Honorario del
Instituto Nacional de Artes y de Letras de Nueva York.

Cocteau murió en Milly-la-For?t, cerca de Fontainebleau,

You must be logged in to post a comment Login