Reportan buena condición física y mental de ex rehenes estadunidenses

Por Francisco Trujillo.

San Antonio.- Los tres estadunidenses que fueron rescatados luego de cinco años en poder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), se encuentran en buena condición física y mental y han comenzado a reunirse con sus familias.

El jefe del Comando Sur del Ejército de Estados Unidos, general Keith M. Huber, encabezó este jueves una rueda de prensa para informar sobre el proceso de reinserción a la sociedad de los estadunidenses Thomas Howes, Keith Stansell y Marc Gonsalves.

Los tres llegaron en un avión militar la noche del miércoles para ser atenidos en el Centro Médico Brooke (BMAC) del Ejército en San Antonio, tras haber sido rescatados junto con otros 12 rehenes, entre ellos la ex candidata presidencial colombiana Ingrid Betancourt.

“Puedo reportar que todos ellos están en muy buena condición física, muy fuertes”, dijo en la conferencia de prensa el coronel Jackie Hayes, director médico del centro médico. “Están con muy buen ánimo y todo se mira bien en este momento”, indicó.

El coronel Carl Dickens, sicólogo de la Agencia Conjunta de Recuperación de Personal del Ejército, dijo que mentalmente los tres ex rehenes parecen haber soportado bien la dura experiencia a la que fueron sometidos a lo largo de los últimos cinco años y cinco meses.

Hayes y Dickens encabezan el proceso de reintegración médico y psicológico al que en forma voluntaria han comenzado a ser sometidos los tres ex rehenes.

La reinserción, diseñada por especialistas del Departamento de Defensa, busca asegurar el bienestar físico y mental de los capturados y sus familias, mediante tres fases: la recuperación (rescate), la transición de lugar y la del reingreso al hogar.

Los estadunidenses, empleados de la compañía Northtrop Grumman, como contratistas del Departamento de Defensa fueron capturados por las FARC el 13 de febrero de 2003 cuando su avión de reconocimiento se estrelló por una falla mecánica en la selva colombiana.

El general Huber, explicó que los ex rehenes fueron traídos a las instalaciones médicas del Comando Sur del Ejército en San Antonio, por ser aquí donde desde el inicio de su secuestro se prepararon las condiciones para recibirlos tras su liberación.

Huber dijo que en dichas instalaciones se tiene la experiencia y la preparación para atender este tipo de casos.

El jefe del Comando Sur reiteró que por ser civiles, el procedimiento de reintegración se les ofrece en forma voluntaria a los ex cautivos y a sus familias.

Hayes, el jefe médico del BMAC, explicó que los tres están siendo sometidos a múltiples exámenes y evaluaciones medicas.

“Nuestra primera preocupación es que pudieran traer alguna infección o alguna enfermedad transmisible que no sólo los pusiera a ellos en riesgo, sino también a sus familias”, dijo. Pero hasta ahora “todo se mira muy bien”, indicó.

También, los ex rehenes han comenzado a ser revisados psicológicamente por un equipo de especialistas en sobrevivencia, escape, resistencia y evasión de personas que han sido mantenidas captivas por largo tiempo.

Dickens, quien coordina las evaluaciones psicológicas, dijo que los tres han sido muy resistentes, muy duros y parece que han soportado bien el cautiverio. Aquí, dijo, “les vamos a ayudar a establecer el control sobre su experiencia”

El proceso de reintegración no tiene un plazo fijo pero sus primeras dos fases pueden prolongarse por dos o cuatro días y la tercera, la de vuelta al hogar puede ser de varias semanas.

En la rueda de prensa, el jefe del Comando Sur dijo que le tocó escoltar al ex rehén Stansell, a su encuentro privado con sus dos hijos adolescentes y sus padres al mediodía de este jueves, en las oficinas del militar.

Huber calificó el momento como “una experiencia de dimensión humana. Esto nos hace sentir muy orgullosos, ver a niños encontrarse con su padre y al padre ver a sus hijos”

Los otros dos ex rehenes tenían programados sus encuentros con miembros de sus familias para esta tarde.

You must be logged in to post a comment Login