Permanece tan nueva, joven y viva la poesía de Alí Chumacero

* Publican edición conmemorativa de sus poemas

México, 5 Jul (Notimex).- La poesía del académico Alí Chumacero
“permanece tan nueva, joven y viva como el día en que la escribió”,
afirma Sergio Vela, presidente del Consejo Nacional para la Cultura y
las Artes (Conaculta).

Es una obra tan juvenil “como él mismo a sus 90 años, que
celebramos con esta edición y con la presencia, la compañía y el
encuentro de una figura y una obra vitales de la cultura mexicana”,
añade.

Tales conceptos están contenidos en la obra literaria “Alí a la
mano. Alí Chumacero”, que recientemente editaron el Conaculta y el
sello Porrúa, con motivo de que el miércoles 9 de julio el bardo
nacido en Acaponeta, Nayarit, cumple 90 años de vida.

La edición contiene “Poema de amorosa raíz”, “Responso del
peregrino”, “A una flor inmersa”, “El pensamiento olvidado”, “Los
ojos verdes”, “Cuerpo entre sombras”, “El orbe de la danza, “Monólogo
del viudo”, “De cuerpo presente y “Losa del desconocido”,
seleccionados por el propio Chumacero para esta edición.

Al respecto, Vela comenta que muchos de los versos reunidos
pertenecen hace tiempo al acervo clásico, a los momentos culminantes
y ya indelebles de la poesía mexicana.

La memoria poética del país, asegura, los atesora como algunos
de los instantes en que en la lírica nacional ha resonado una voz
propia, íntimamente confundida con la dimensión universal.

“La poesía de Alí Chumacero representa entre nosotros uno de los
más decididos gestos en la búsqueda de la perfección, la sinceridad y
el refinamiento verbal”, asevera.

“Intensa y concentrada como muy pocas, nos depara el deleite
incesante de la relectura. Tal sea el sentido de estas páginas y de
esta celebración”, dice.

En su texto Vela explica que esa edición conmemorativa se dirige
a la vez al lector fiel de Alí Chumacero y al que no podría dejar de
llegar a serlo después del encuentro con esta selección de algunos de
sus más entrañables y admirados poemas.

“Quiere ser gozosa y útil para quien lo conoce y para el joven o
el nuevo lector que aquí habrá de descubrirlo. Descubrimiento en un
caso, redescubrimiento en el otro”, sentencia.

Por su parte, Chumacero escribe que “vocación y actitud,
reunidas, son condiciones inevitables para que esa incipiente
pretensión de escribir poesía se convierta en el oficio que definirá
nuestra aventura por la vida”.

Sigue

Permanece tan nueva. dos. vida”

“A eso aspiramos: a confundir con nuestro espíritu el asombro
que inicialmente nos perseguía”, señala.

“Literatura y vida se relacionan de tal manera, que lo que
escribimos es, en buena porción, una muestra de nuestro ser personal;
es decir, de la inquietud ante un mundo que no cesa de estar presente
siempre, hasta el momento decisivo, a la hora de la verdad, cuando la
canción alcanza la otra orilla y la conciencia cede al último
parpadeo”, anota.

Esto es, abunda, “la poesía conforta y enriquece, en un ámbito
superior, nuestras posibilidades de existencia”.

Indica que “cuando el poeta, a solas, toma la pluma y recoge en
palabras su emoción, opone un dique al transcurrir del tiempo y lo
torna en un río que regresa constantemente a su principio”.

Finalmente apunta que “como la estatua dueña de su espacio,
asentada en la quietud, la poesía desvanece el misterio de la
desaparición”.

Chumacero es autor de tres libros de poesía: “Páramo de sueños”,
“Imágenes desterradas” y “Palabras en reposo”.

En prosa ha escrito “Los momentos críticos”, donde compiló una
selección de prólogos, comentarios, reseñas y recensiones acerca de
obras literarias, pintores y escritores. Los textos fueron
recopilados y prologados por Miguel Angel Flores.

Con Octavio Paz, Nobel de Literatura 1990, José Emilio Pacheco,
y Homero Aridjis preparó el volumen antológico “Poesía en movimiento:
México 1915-1966”.

Ha recibido infinidad de premios como un reconocimiento a su
trabajo literario. Fue becario de E

You must be logged in to post a comment Login