Brasil y México en G8 para discutir sobre clima, pero no se esperan avances

TOYAKO, Japón (AFP) – Los presidentes de Brasil y México dialogarán el miércoles sobre el calentamiento de la Tierra con las ocho mayores potencias del mundo (G8), pero no se esperan grandes avances para reducir las emisiones contaminantes, un tema que enfrenta a ricos y emergentes.

El denominado G5, que integra a los grandes emergentes Brasil, México, China, India y Sudáfrica, fue invitado a una sesión ampliada de trabajo en el último día de la cumbre del G8 en Toyako, al norte de Japón.

El G8, el G5 y Australia, Indonesia y Corea del Sur integran el grupo de las 16 principales economías del mundo (MEM por sus siglas en inglés) que negocian un acuerdo global sobre el cambio climático y son responsables de un 80% de las emisiones contaminantes del planeta.

El presidente brasileño, Luiz Inacio Lula da Silva, llegará a Toyako el martes para defender los biocombustibles y reclamar a los países industrializados que asuman más responsabilidad ante el cambio climático.

“Brasil no aceptará ese argumento atravesado de que el biocombustible provoca inflación de los alimentos. Estoy yendo a Japón, a la reunión del G8, sólo por eso”, afirmó Lula en Brasil, antes de partir.

La canciller alemana Angela Mergel dijo el lunes que el G8 “necesita estándares” y estudiará la meta de que “ningún alimento sea reemplazado por biocombustibles”.

“El objetivo sería trabajar en una segunda generación de biocombustibles, y esto se vería reflejado en el documento” final, añadió.

Merkel y Lula firmaron en mayo un acuerdo que prevé la financiación alemana de proyectos como el Fondo de Areas Protegidas a nivel ambiental en Brasil y el manejo forestal sostenible, por unos 40 millones de euros.

“Los biocombustibles son decisivos en la lucha contra el calentamiento del planeta (…) Todo esto, como lo demuestra la experiencia brasileña, sin poner en peligro el área agrícola reservada a la producción de alimentos o la selva tropical”, apuntó Andre Amado, embajador de Brasil en Japón, en el boletín de la cumbre del G8.

El presidente mexicano Felipe Calderón, que llegó a Toyako el lunes de noche, defenderá “la iniciativa mexicana para crear un Fondo Mundial de Cambio Climático” o “Fondo Verde”, indicó la canciller mexicana, Patricia Espinosa.

“Este Fondo permitiría a los países ricos reducir emisiones y mitigar el calentamiento mundial al ofrecer incentivos a quienes desean hacer mayores esfuerzos”, apuntó Espinosa en el boletín del G8.

Los líderes del G8 -Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, Italia, Japón y Rusia- deben decidir qué seguimiento dar al Protocolo de Kioto, que expira en 2012, y al cual Washington nunca adhirió.

Japón quiere lograr que el G8 se comprometa a reducir en al menos 50% sus emisiones de gases contaminantes para 2050.

En la anterior cumbre del G8, celebrada en junio de 2007 en Heiligendamm, Alemania, y pese a sus grandes ambiciones, Merkel sólo logró arrancar a los Ocho la promesa de “considerar seriamente” el asunto.

Pero Estados Unidos rechaza todo compromiso que no incluya a India y China, mientras países emergentes como Sudáfrica quieren que el G8 asuma metas a mediano plazo, para 2020, en vez de 2050.

El presidente estadounidense, George W. Bush, prometió al llegar a Toyako a desempeñar un papel “constructivo” en las discusiones sobre clima.

“Pero también soy lo suficientemente realista como para decirles que si China e India no comparten la misma aspiración, no vamos a resolver el problema”, acotó.

Estados Unidos, apoyado por Canadá, argumenta que el G8 no es el foro adecuado para discutir sobre cambio climático porque no incorpora a los gigantes emergentes.

Brasil es considerado el cuarto emisor mundial de gases con efecto invernadero, principalmente debido a las quemadas de la deforestación amazónica.

Lula y Calderón participarán en una conferencia de prensa del G5 en Sapporo el martes, a 150 km de

You must be logged in to post a comment Login