Buscan mantener ventas en vecindario mexicano La Villita en Chicago

Por Flavia Irene Rodríguez.

Chicago.- La calle 26 del vecindario mexicano La Villita, es la segunda zona de mayor movimiento comercial en Chicago después de la turística Magnificent Mile, en la avenida Michigan, e incluso tiene su propio turismo hispano.

Con un total de 725 comerciantes, sus ventas anuales se estiman en 975 millones de dólares, sólo que en los últimos meses la clientela ha disminuido por la situación económica, la presencia de pandillas y de la temida “migra”.

Muchos de los visitantes son hispanos que proceden de Michigan, Indiana, Wisconsin y Ohio, para quienes la 26 es como ir de compras a México por la cantidad de productos originales que encuentran del país.

“Pero ahora los clientes están disminuyendo no sólo por el encarecimiento de las cosas, sino por una percepción falsa de que es insegura la 26”, explicó Salvador Pedroza, presidente de la junta de directores de la Cámara de Comercio de La Villita.

Datos de la policía local indican que en los primeros cuatro meses del año en La Villita se registraron mil 770 delitos, y si bien los crímenes violentos disminuyeron 4.3 por ciento, los delitos contra la propiedad aumentaron 2.8 por ciento, aunque ninguno involucró a los comercios.

Por ello, los comerciantes se han organizado para implementar un sistema de vigilancia sin armas, que pagarán con un fondo de devolución de sus propios impuestos que alcanza los 300 millones de dólares al año.

“Estimamos invertir entre 30 mil a 50 mil dólares en la contratación de seguridad privada, por el momento solo los fines de semana y de 10 de la mañana a ocho de la noche, para regresar la confianza de la clientela”, informó en entrevista.

La empresa que ofrecerá la vigilancia en las 22 cuadras que conforman el corredor comercial, Security Pride One (SPO), propiedad del mexicano Javier Rojas, ya realizó dos operativos piloto con buenos resultados.

“La gente respondió muy bien en una encuesta que hicimos, consideraron que el uniforme de los guardias impone, y el que no usen armas les da confianza”, comentó Rojas a Notimex.

Con diez elementos bilingues a pie y una patrulla que recorrerán de la avenida California a la Kostner y cuatro calles a la redonda, la SPO hará exclusivamente labores de prevención del delito en comunicación con la policía local.

Los guardias no pueden arrestar a los delincuentes pero si detenerlos y usar esposas mientras la policía llega, la cual recibió el programa con agrado al considerarlo una ayuda en su labor, aseguró el empresario.

Y el hecho de que la empresa, que cuenta con 82 guardias, sea de un hispano, permitirá que también ayude a dar la alarma cuando las camionetas de los agentes del Servicio de Inmigración aparezcan por la 26.

“En la encuesta clientes y comerciantes plantearon esta preocupación, así como su negativa a que se instalen cámaras de seguridad y se usen armas, porque da la apariencia de que es un área peligrosa”, dijo.

Además de este proyecto de seguridad privada, en la 26 se lleva a cabo un programa de limpieza diaria de las calles y la colocación de 90 maceteros, también con recursos de los impuestos que se pagan.

Con el programa municipal Area de Servicios Especiales (SSA), que recauda fondos a través de impuestos a la propiedad para financiar programas adicionales, los comerciantes de la 26 tienen acceso al 0.45 por ciento de su contribución fiscal, lo que al año representa 300 mil dólares.

Los negocios de la llamada 26, oficialmente 26th, pretenden mantener su atractivo que los hace competir en ventas con los exquisitos locales de la Magnificent Mile, pero con un toque netamente mexicano.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login