El arte electrónico nos acerca a lo onírico: Constantini. El artista participa en la exposición “Cordero de Dios”.

México, 7 Jul (Notimex).- Arcángel Constantini, artista mexicano
de arte electrónico, considera que esta expresión, desde sus inicios,
se ha desarrollado dentro de dos espacios, el físico y el onírico, y
está relación ha estado gestando un tercero: el digital.

Constantini, actual miembro del Sistema Nacional de Creadores de
Arte, afirma que sus inicios racionales como creador aparecieron de
la mano del arte digital, por pertenecer a la generación Telepon,
donde la niñera absoluta era la televisión.

“Mi primer acceso a las computadoras fue en la producción
artística y en la conceptualización del medio. En las últimas
décadas, los medios digitales y electrónicos han generado el mayor
discurso conceptual en el arte, desde los hackers de Silicon Valley
que nos demostraron la posibilidad creativa del código”, añadió.

Asimismo “nos han abierto la imaginación a otro tipo de tarea
artística en los campos de la ciencia y la tecnología, el arte es
cada vez más difícil de definir y sustentar, se está globalizando,
está absorbiendo su entorno y unificando a la ciencia con el
espíritu”.

El artista participa actualmente en la exposición Cordero de
Dios, junto con René Almaza, Roberto Arcaute, Raúl Cerrillo y Eugenio
Zambrano, entre otros.

La muestra cuenta con la colaboración del Consejo Nacional para
la Cultura y las Artes y se presenta en la galería Arcaute Arte
Contemporáneo, de Monterrey, Nuevo León.

Constantini considera que los artistas posmodernos están
abriendo con su obra “puertas de sueños del pasado y despertando
ideales al futuro, haciendo de la meta de la inmortalidad, la esencia
y la utopía más clara”. Curiosamente en sus obras más recientes se ha
inclinado por desentrañar la relación de los estados oníricos en la
búsqueda artística.

“Sueño y vida son estados de conciencia interdependientes uno
del otro, pero para coexistir se nulifican. El espacio onírico es el
de la creación. En el espacio físico donde nos realizamos,
transmitimos y recibimos información, la materia es el combustible
para la mente y el cuerpo”, explica.

“Cualquier acto, palabra, sonido, olor o sensación que
realizamos o tenemos en este espacio es almacenado en la mente para
ser transformado posteriormente en los sueños”, señaló.

Está convencido de que al despertar, la conciencia onírica
nulifica el recuerdo de este espacio. “Esto lo hace para poder ser
funcional, continuar con nuestros ciclos vitales y existir”, expresó.

“La nulificación no es completa, ya que existe una fuga de
información, de recuerdos o sueños despiertos, que es lo que nos
motiva a crear, a tratar de unificar estos espacios. Desde su
comienzo, la humanidad ha buscado acceder a sus sueños, compartirlos,
ser partícipe total de ellos. ese también es mi sueño”, precisó.

Constanini está consciente de la influencia cada vez más
importante de la tecnología en la difusión del arte.

“Nam June Paik mencionaba que existiría un tiempo en que cada
artista contaría con un canal propio de televisión; al surgir
Internet emergió también el arte en la web, en el que la comunicación
se realiza en masa y surge la alternativa de que los individuos nos
expresemos fuera de los canales mediáticos tan controlados”, expuso.

“La tecnología no se detiene y nos abre la posibilidad de un
tiempo en el que todo ser humano se comunique y comparta sus sueños,
pasiones y realidades”, señaló.

“Dentro de mi obra recurro mucho al uso físico y conceptual de
la red, los medios del pasado luchan por sobrevivir el avance
tecnológico y cómo integrarse a este discurso existencial”, adujo.

“Yo creo que todos estos avances nos hacen reaccionar y voltear
al pasado; la creación de la red fue impresionante para las
comunicaciones y el arte, uno como artista debe mantenerse al paso,
dedicarle un tiempo al estudio de estas tecnologías”, apuntó
finalemnte.

© 2006-2008 Notimex, Agencia de Noticias del Estado Mexicano

You must be logged in to post a comment Login