Empresas desean revertir leyes inmigración

Nueva York.- Mientras empresas y comerciantes lidian con programas federales y estatales contra los trabajadores inmigrantes, varios estados, como Arizona, intentan revertir alcances de leyes que han resultado contraproducentes.

“Aunque la inmigración ha sido por mucho tiempo un tema federal, más de 175 iniciativas estatales han sido presentadas este año con relación al empleo e inmigración, de acuerdo con la Conferencia Nacional de Legislaturas Estatales”, informó el diario The New York Times.

En Arizona, donde las empresas y organizaciones de comerciantes tratan de lidiar con programas como el de verificación electrónica de identidad de sus trabajadores, algunas agrupaciones intentan revertir alcances de leyes que resultaron contraproducentes.

El Times mencionó una ley aprobada en 2007 en Arizona que clausuraría empresas que contraten indocumentados. Meses después una escasez de trabajadores llevó a crear otras dos propuestas para contratar directamente a trabajadores en el estado mexicano de Sonora.

Aunque las últimas iniciativas dejaron de votarse en la legislatura por ser tema federal, aún si se hubieran aprobado, otra medida que autorizó una corte esta semana en Arizona prohibiría que los trabajadores de Sonora enviarán remesas a sus familias.

El director de relaciones gubernamentales de la Oficina Agrícola de Arizona, Joe Sigg, informó al diario que “es un mensaje para el gobierno federal, de que necesitamos una manera legal y confiable para contratar trabajadores”.

De acuerdo con el diario neoyorquino, cerca de medio millón de electores de Arizona firmó una nueva propuesta a referendo en noviembre próximo que suavizaría la ley que aprobó la legislatura de mayoría republicana en 2007.

Mientras tanto, en Colorado un dirigente de Patrones para una Reforma a la Inmigración, Mike Gilsdorf, informó que en su negocio personal de jardinería requirió de 40 trabajadores temporales. Sólo uno documentado respondió, pero nunca se presentó a trabajar.

Gilsdorf consiguió entonces los 40 trabajadores a través de un programa del gobierno federal para contratar con visas a mexicanos, pero el programa es estrictamente anual y el pequeño empresario dijo temer que en 2009 sin trabajadores mexicanos su negocio quiebre.

El periódico dio cuenta de alcaldías como la de Los Angeles, donde el alcalde Antonio Villaraigosa defendió la reputación de empresas angelinas que experimentaron redadas sorpresivas.

También informó sobre una pequeña empresa de ensamblajes en California, cuyo nombre evitó dar la propietaria por temor a redadas, que aún cuando ha intentado, le ha sido imposible reemplazar empleados que realizan minuciosas tareas rutinarias desde hace una década.

La propietaria tampoco se atreve a exigir revisar documentos a sus empleados con esa experiencia de diez años, porque incurriría en potencial discriminación, lo que también viola leyes estadunidenses laborales.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login