Recuperan facsímil de la Revista “Carmen”, creada por Gerardo Diego.

* El académico y Premio Cervantes y el Nacional de Literatura murióhace 21 años.

México, 7 Jul (Notimex).- La Fundación Gerardo Diego comenzó el
presente año con el proyecto de recuperación y reivindicación de la
histórica revista “Carmen”, publicada por la editorial española
Ollero y Ramos, quienes recientemente sacaron a la luz una edición
facsimilar de esta revista de poesía, creación del poeta español
(santanderino) Gerardo Diego.

Con esta edición facsímil de “Carmen” y su suplemento “Lola”,
creada y dirigida por Diego, a finales de los años 20, es considerada
una de la publicaciones más importantes de la Generación del 27.

Esta institución cultural cumple con el propósito de recuperar
ediciones históricas, conservadas en la biblioteca personal del poeta
santanderino, que son a su vez claves esenciales para la difusión de
la obra de Gerardo Diego, así como dar a conocer la poesía y la
cultura españolas del siglo XX.

Esta edición se destaca por la reproducción absolutamente fiel
de las características editoriales originales de la época en su
formato, papel, tintas y encuadernación, entre otros, de los cinco
fascículos de la revista publicados entre diciembre de 1927 y junio
de 1928. En cada fascículo de “Carmen” va inserto y plegado su
suplemento “Lola”.

El poeta y crítico español Gerardo Diego, quien a partir del
creacionismo y otras corrientes literarias de vanguardia creó una
realidad autónoma, un mundo propio, recorrido por una fuerza vital
juguetona y dramática, murió el 8 de julio de 1987.

Gerardo Diego, autor de “Versos humanos”, “Alondra de verdad” y
“Versos divinos”, entre muchos otros, nació el 3 de octubre de 1896
en Santander, España, y estudió Filosofía y Letras en la Universidad
de Deusto y después en las de Salamanca y Madrid, donde se doctoró.

Al tiempo que realizó estos estudios tomó clases de piano, por
lo que supo alternar a la perfección su temprana vocación poética,
con la musical.

Sus primeras colaboraciones literarias las realizó en “Grecia” y
“Cervantes”, revistas identificadas con el movimiento ultraísta, en
las que también colaboró el reconocido escritor argentino Jorge Luis
Borges.

Durante un breve viaje a Madrid descubre el creacionismo de
Vicente Huidobro, movimiento a partir del cual Diego creó una
realidad autónoma, un mundo propio, recorrido por una fuerza vital
juguetona o dramática.
Sigue
Recuperan facsímil de/dos/dramática.
.
Diego, cuya extensa obra poética osciló siempre entre los temas
y expresiones de raíz vanguardista y las estructuras más clásicas de
la poesía, se inició en el mundo de la poesía con tres libros de gran
sencillez y grata musicalidad, escritos en 1918: “Iniciales”, “El
romancero de la novia” y “Nocturnos de Chopin”.

El espíritu vanguardista del poeta está presente en gran parte
de su obra, tal es el caso de “Evasión” (1918-1919), considerado
ultraísta; “Imagen” (1922) y “Manual de espumas” (1924), ambos
adscritos al creacionismo.

Entre sus mejores libros, dentro de la vertiente tradicional,
destaca “Versos humanos” (1925), que incluye sonetos de insuperable
perfección técnica como “El ciprés de Silos”, “Giralda”, “Insomnio” y
“Revelación”, por el que obtiene el Premio Nacional de Literatura en
1925.

En 1927 participa en el Ateneo de Sevilla, por invitación del
torero escritor Ignacio Sánchez Mejías, en la conmemoración del
tercer centenario del poeta español Luis de Góngora y Argote,
celebración que da vida a la llamada “Generación del 27”, y en la que
se enmarcan todos los poetas que participaron en ella.

Durante esta época dirigió las revistas de carácter vanguardista
“Carmen” y “Lola”, al tiempo que escribió obras como “Fábula de Equis
y Zeda” (1926-1929), en pleno fervor gongorino, y “Poemas adrede”, en
la que se hace patente la influencia del surrealismo y el intento de
aunar la expresión tradicional con la vanguardista.

También realizó poesía de tono surrealista, como en su obra
“Angeles de Compostela”, publica

You must be logged in to post a comment Login