Busca Dachau ciudad gemela en Israel para lavar su pasado nazi

Jerusalén.- La ciudad alemana de Dachau, sede del primer campo de concentración nazi, lanzó una iniciativa en Israel para buscar una ciudad que quiera ser su “gemela” y con ello tratar de limpiar la imagen de muerte que arrastra desde hace más de medio siglo.

La iniciativa trajo hace unos días a Israel al alcalde de la pequeña ciudad alemana, el demócrata cristiano Peter Burgel, quien llegó acompañado del encargado de Monumentos del estado federado de Baviera, informa este lunes el diario Yediot Aharonot.

Ambos visitaron el Museo del Holocausto en Jerusalén, también llamado Yad Vashem, y establecieron contactos con distintas personalidades israelíes para encontrar una ciudad parecida a la suya con la cual firmar un pacto de hermandad.

Un pacto que en principio cualquier ciudad israelí estaría abierta a firmar, si no fuera porque el nombre Dachau representa para los judíos el comienzo del periodo más negro de su historia, el Holocausto.

Dachau, donde hoy viven unos 42 mil habitantes, fue el sitio del primer campo de concentración que los nazis crearon, mucho años antes de que otros con nombres como Auschwitz o Treblinka la desplazaran del primer lugar de la lista de atrocidades y crueldad.

“Es del interés de Dachau encontrar una ciudad gemela en Israel, pero el camino hay que prepararlo con mucha sensibilidad”, dijo el alcalde a un medio de su país este fin de semana, al regresar de Israel.

En total unas 200 mil personas pasaron por el campo de concentración que Adolf Hitler creó tan temprano como en 1933 para que sirviera de modelo a su maquinaria asesina años después, y allí recluyó a la elite intelectual de la sociedad alemana.

Presos políticos, intelectuales, diputados de oposición, artistas, periodistas, escritores y músicos pasaron por las celdas de ese campo, del que la mitad de sus internos no sobrevivieron.

Por aquella época los judíos estaban integrados en las profesiones libres de la sociedad alemana, por lo que muchos de los reclusos eran de este origen.

La Municipalidad de Dachau trató en otras ocasiones de limpiar su pasado, y hubo quien propuso incluso cambiar el nombre a la ciudad, propuesta rechazada por provenir de un político local de ultraderecha al que se acusó de querer borrar la historia.

La idea de entablar un pacto de hermandad con una ciudad en Israel es del propio Burgel, quien no parece haber tenido en cuenta que su ciudad tiene firmado un pacto igual con la austriaca Klagenfurt, capital del estado de Carintia y donde el político neonazi Jorg Haider tiene su principal base de apoyo.

“Con una ciudad gemela como ésa -afirma el diario israelí- no es seguro que Dachau pueda dejar atrás con facilidad su pasado negro y encontrar a su gemela en Israel”.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login