La genética: Un arma vital para el futuro de la humanidad

WASHINGTON, DC. (ConCiencia) – Es cierto que si Sherlock Holmes pudiera escapar de los anales de la fantasía que le dio vida, moriría de asombro frente a los avances de la ciencia que lo apasionaba.

De pertenecer a nuestro tiempo, las aventuras del famoso investigador de Conan Doyle, tendrían, sin duda, más cromosomas, genes, células capilares y moléculas como protagonistas.

Y es que los genes determinan nuestra existencia desde el momento mismo de la concepción.

La genética es la ciencia biológica que trata de entender cómo la herencia biológica se transmite de una generación a otra; es decir, la genética es la ciencia encargada de descubrir el mundo que pocas veces podemos ver pero que nos determina con exactitud.

Cada individuo, de acuerdo a su mapa genético, posee diferentes características y capacidades que lo hacen responder de forma única a los ataques del entorno, como virus, bacterias, infecciones o enfermedades en general. Los avances en la investigación genética tienen la capacidad de prevenir el desarrollo de ciertas enfermedades y, en un futuro, hasta prevenir que aparezcan.

Gracias a las huellas genéticas, los científicos hoy en día pueden establecer, por ejemplo, la inocencia o culpabilidad de un individuo en determinado crimen y develar el mapa de los hechos de formas hasta hace muy poco tiempo inimaginables.

Con excepción de los gemelos idénticos, todo ser humano posee una estructura diferente de ADN o acido desoxirribunocleico, presente en el núcleo de cada célula.

El ADN contiene cromosomas, las unidades repetitivas que se analizan para establecer el perfil genético de cada individuo. Esos datos se asemejan a “códigos de barras”, que pueden almacenarse fácilmente en un fichero informático.

En nuestros tiempos, las precauciones que tomaban asesinos y violadores que pretendían cometer crímenes sin dejar huella, han pasado a la historia. En la actualidad, es posible determinar la identidad genética de un individuo a partir de una minúscula mancha de sangre, de cualquier rastro de piel, o incluso una nuestra de sudor.

El debate sobre la utilización de la información genética de individuos acusados o culpables de cometer crímenes o de las personas en general continúa en los países occidentales. En Estados Unidos, las leyes varían de acuerdo a cada estado. A nivel general, sin embargo, una prueba de ADN no se puede obtener sin la previa autorización de un juez.

Queda claro que más allá de la línea que marca el derecho a la privacidad y la aclaración de un crimen, el uso de la información genética puede salvar vidas; tan sólo en 19 años (desde 1989, cuando el FBI empezó a utilizar los análisis de ADN en sus procesos policiales), decenas de condenados a muerte han logrado probar su inocencia.

Para más información sobre este tema, visite www.nuestrogenoma.org. Para información sobre carreras profesionales en ciencias, llame al 1-800-473-3003.

You must be logged in to post a comment Login