Museo interactivo en Colombia es uno de los más importantes

BOGOTA, Colombia. (ConCiencia) – Si pasa por Colombia, no se olvide de entrar al centro de ciencia y tecnología Maloka, uno de los lugares de Latinoamérica que encierra varios centros interactivos y proyectos sociales por todo el país. Además, cuenta con un sistema virtual concebido para educar y recrear.

Julián Jaramillo, de seis años, aprovechó sus vacaciones de verano para ir con su mamá. Era la primera vez que este niño recorría el centro que se encuentra a ocho metros bajo tierra y que cuenta con nueve salas educativas e interactivas de diferentes temáticas como el petróleo, las telecomunicaciones, el universo, el agua, las matemáticas, entre otras.

“Esta es la mejor manera que los niños aprendan de una manera didáctica, jugando”, dijo Sandra Jaramillo, la madre de Julián. “Temas que uno piensa que son difíciles como la ciencia, la tecnología o las matemáticas”.

Maloka fue creado hace 10 años por un grupo de científicos colombianos que pensaron que la ciencia tenía que estar al servicio de la comunidad. Es una entidad sin ánimo de lucro que se autofinancia y que recibe apoyos para programas por parte de organizaciones públicas y privadas.

“Queremos que los ciudadanos entiendan que estamos en la capacidad de entender fenómenos y la ciencia durante toda la vida”, dijo Magali Tafur Sequera, jefe de del programa de educación de Maloka. “Que la única ruta del conocimiento no es la escuela, y que todos estamos con la capacidad de seguir curioseando”.

Cada año entran a este museo interactivo por lo menos 400 mil personas provenientes de todo el país, así como visitantes extranjeros.

La sala del universo le encantó a Julián: ver y jugar con las simulaciones de cohetes espaciales, figuras del espacio y las estrellas.

“Lo que yo tengo son juguetes de cohetes, no así de grandes”, dijo el niño.

Maloka proviene de la palabra “Maloca” que significa la casa ancestral en las comunidades indígenas de Colombia. Allí se comparte el conocimiento y se realizan diferentes ritos.

El modelo de Maloka se divide en tres centros: el centro interactivo, Maloka sin fronteras y Maloka virtual.

El centro interactivo comprende nueve salas educativas, un teatro de cine en forma de domo que es único en Latinoamérica, con proyección de películas educativas y exposiciones de temporada.

“Lo que más me gustó fue la película. Yo podía casi tocar a los actores”, dijo Julián, quién disfrutó de la proyección de una película en una pantalla de 180 grados.

Maloka Sin fronteras consiste en llevar a diferentes ciudades de Colombia exposiciones sobre ciencia, tecnología e innovaciones y, de esa manera, llevar el conocimiento a todas partes del país.

Maloka virtual es la página de Internet que ofrece otros programas de aprendizaje para niños adultos y que se puede visitar desde cualquier lugar del mundo. (www.maloka.org)

Maloka también elabora material educativo para profesores y para diferentes sectores de la comunidad colombiana en temas de tecnología, salud, geología, astronomía, medio ambiente, entre otros.

Gracias al éxito que tuvieron durante estos 10 años, ya están planeando una segunda etapa que incluye centros educativos de 12 metros bajo tierra, convirtiéndolo así en uno de los más grandes centros interactivos de ciencia en el mundo.

“Uno puede tener este lugar para los niños y que ellos aprendan, al igual que uno”, dijo Jaramillo.

Para los que se encuentran fuera de Colombia, Maloka también comparte la pasión por la educación informal en ciencias a través de sus juegos y programas educativos en línea.

“Hemos estado en Ecuador con proyectos y esperamos seguir apoyando a otros países en su rol social del conocimiento para la comunidad”, agregó Juan Camilo Acosta, jefe de comunicaciones y relaciones públicas de Maloka.

You must be logged in to post a comment Login