Reúnen obras de cien artistas plásticos de México en un libro.

* Su autor Rogelio Pérez lo presentará a finales de 2008 en Barcelona.

México, 8 Jul (Notimex).- En la actualidad son pocos los
pintores mexicanos con el perfil artístico idóneo para cotizar dentro
del mercado internacional, opinó el curador y galerista Rogelio
Pérez, autor de un volúmen que reúne las obras de cien artistas
plásticos nacionales.

“Es muy distinta la percepción que se tiene de un artista a
nivel local que en los circuitos de arbitraje internacional”, dijo,
“a veces encontramos a pintores que en México son conocidos sólo por
especialistas; mientras que en el extranjero se codean en precios con
figuras de otros países. Este fenómeno se debe a que los
coleccionistas piensan cada vez más a futuro”, agregó.

Tras un par de años de trabajo, el experto concluyó, con el
apoyo del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, el libro “100
artistas plásticos de México”, en el que plasma su experiencia en el
mercado de arte con ejemplos de pintores consagrados.

Algunos de los cuales pertenecen al Sistema Nacional de
Creadores de Arte, además de abundar en los fenómenos culturales que
influyen en el engrandecimiento de una corriente estética.

“El mundo del arte es intempestivo y cambiante, y sus malos
humores pueden acarrear tempestades y ruina tanto a los artistas como
a los coleccionistas. Vivimos tiempos de balanzas arbitrarias”,
aseguró.

Contrario al ejemplo de la llamada época de La Ruptura y sus
años posteriores, está convencido que hoy el arbitraje del arte en
Europa, Estados Unidos y Latinoamérica funciona más a la manera de la
bolsa de valores, colocando la preferencia sobre inversiones de bajo
riesgo.

“Fuera de Jasper Jones que logró cotizar sus cuadros en más de
dos millones de dólares, hoy pocos coleccionistas serios se atreven a
pagar grandes sumas por la obra de un pintor cuya fama se ha tejido
con el escándalo”, expuso.

Afirmó que actualmente el mercado se divide en tres vertientes
fundamentales: inexistentes, consagrados y prometedores.

La primera se refiere a iconos como Frida Kahlo, Diego Rivera y
Tamayo, cuya obra es representativa de la cultura nacional y no se
encuentra fácilmente en subastas.

“La segunda categoría es para pintores vivos o muertos que
lograron consagrarse dentro de distintos movimientos como Cuevas,
Anguiano, y Nierman. En la tercera están los artistas que lograron
adquirir cierta fama y se encuentran en camino de la consagración
como Gabriel Macotela”, explicó.

Asimismo aseguró que debajo de estas categorías hay todavía
muchos subniveles, pero actualmente el comercio de arte se asemeja
también al negocio vitivinícola.

Hay que reconocer a los pintores que surgieron de una buena
cosecha: “sólo el tiempo los dotará de complejidad y dictará en lo
que pueden convertirse”, acotó.

Refirió que un ejemplo de ello es Leonardo Nierman, cuyas obras
son peleadas en las subastas más exclusivas de Europa y Estados
Unidos, logrando precios récord dentro del arte latinoamericano y es
considerado, tanto en libros como en catálogos, como uno de los 10
artistas más importantes surgidos durante el siglo XX.

Otros ejemplos son Arturo Rivera, Guillermo Scully o Gabriel
Macotela, quienes aparecen dentro de colecciones internacionales por
encima de otros pintores mexicanos que en teoría han traspasado el
umbral de la inmortalidad.

“Un corredor de arte debe estar siempre en la trinchera, porque
siempre existe la oportunidad de encontrar nuevos valores. México es
un país de grandes pintores y cada día surgen los talentos que van a
escribir su propio capítulo en las décadas por venir”, expuso.

El libro “100 artistas plásticos de México” será presentado a
finales de 2008 durante el Encuentro de Arte Público, organizado por
el propio autor en Barcelona, España.

© 2006-2008 Notimex, Agencia de Noticias del Estado Mexicano

You must be logged in to post a comment Login