Unico en el mundo, el acervo del Museo Nacional de los Ferrocarriles

* En el conjunto luce la estación que Benito Juárez inauguró en 1869

Por Juan Carlos Castellanos C., Enviado

Puebla, 8 Jul (Notimex).- Las cifras que la directora del Museo
Nacional de los Ferrocarriles Mexicanos en esta ciudad, maestra María
Teresa Márquez Martínez, revela a Notimex, la hacen sentirse
orgullosa de la labor desarrollada hasta hoy:

“El recinto alberga más de 50 mil mapas y planos en su mapoteca;
tenemos más de 100 unidades rodantes de diversas clases y épocas;
cerca de 16 mil tomos en la biblioteca y la fototeca, el acervo más
amplio sobre el tema, tiene 70 mil piezas”.

El museo se inauguró en 1988 y en 1997, la maestra ingresó a él.
“Al momento de su inauguración, sólo ocupaba la estación que en ese
tiempo se recuperaba, gracias a una intervención del Instituto
Nacional de Antropología”, recordó Márquez.

Para recuperar el inmueble, que fue inaugurado en 1869 por
Benito Juárez, entonces presidente de México, y que ya estaba en
grave peligro de derrumbe, fue necesaria la participación y el apoyo
de la empresa paraestatal Ferrocarriles Nacionales de México.

“Lo que se tenía para desarrollar el proyecto de museo eran los
patios de las estaciones de El Mexicano y de El Mexicano del Sur; el
primero iba de México a Veracruz y el segundo de Puebla a Oaxaca”;
hoy sólo corren en la memoria histórica.

Al principio se contaba con alguna locomotora, algún coche, pero
era un espacio abierto y abandonado. Luego se reunió equipo y se
desarrolló la idea de confinarlo en este lugar, gracias al interés de
Ferrocarriles Nacionales de México, destacó.

Se cuenta con cinco máquinas de vapor, cinco diesel-eléctricas y
una eléctrica, la 1001 del Ferrocarril Mexicano. Entre ellas destacan
las dos únicas máquinas de vapor de vía ancha que aún están en
condiciones de funcionar, la 650 y la 1150.

Sobresalen las máquinas Alco DH-17 y DH-19 diesel-eléctricas de
tipo PA-4, que constituyen un dueto único en el mundo: Son
sobrevivientes completas y en posibilidad de trabajar de un lote de
alrededor de 200, que se construyeron en los Estados Unidos.

También, como parte del equipo expuesto al público en los
andenes, está un autovía inglés de primera clase, de 74 plazas,
dotado de un motor Rolls-Royce, capaz de alcanzar una velocidad
máxima de 110 kilómetros por hora. Una pieza envidiable.

Sigue
Unico en el mundo, el acervo/dos/envidiable.
.
Se preservan, además del material rodante, herramientas y
utensilios utilizados en las diferentes ramas de trabajo: vías,
talleres, operación de trenes, oficinas y comunicaciones. Del primer
caso, se cuenta con instrumental de diversas épocas para el tendido
de vías.

Entre ellos figuran martillos, tenazas, gatos y escantillones.
De los talleres, tornos, compases, crisoles y moldes de fundición,
por mencionar algo. Para la operación de los trenes, silbatos y
numerosos relojes reglamentarios de bolsillo.

Además, butaquería, encarriladeras, banderas de señales y un
termómetro de caldera. El amplio conjunto de enseres de oficina
incluyen boleteros, pizarrones de horarios de trenes, relojes de
pared, extintores, cajas fuertes y prensas de copiado, entre otros.

Dentro del área de las comunicaciones, se cuenta con objetos que
señalan su evolución abordo del tren, como telégrafos, telegráfos y
teléfonos de diversas clases. La biblioteca está compuesta por casi
26 mil ejemplares, muchos raros o únicos en el mundo.

En el archivo histórico está la nómina de Nacionales de México,
que cubre los años de 1920 a 1935, y el Fondo Apizaco, que contiene
valiosa información de los talleres de esa ciudad. En la mapoteca se
guardan más de 50 mil planos y mapas procedentes de todo el país.

La fototeca, con sus más de 70 mil piezas, es el acervo
fotográfico más completo sobre el tema. En ella destaca un
levantamiento fotográfico realizado entre 1926 y 1930 por la Comisión
de Avalúos e Inventarios de Ferrocarriles Nacionales de México.

Sin embargo, advirtió la maestr

You must be logged in to post a comment Login