Imposible mantener presa a la mente humana: Eduardo Waisman. Escribió ensayo sobre “El llanto de la mariposa”, ganadora enCannes.

México, 9 Jul (Notimex).- Convencido de que los lenguajes
cinematográficos nunca dejarán de reinventarse, para el crítico e
investigador Eduardo Waisman, la más reciente película de Julian
Schnabel, traducida aquí como “El llanto de la mariposa”, es uno de
los ejercicios fílmicos más notables de los últimos 10 años.

La cinta, ganadora del premio a Mejor Película en el Festival
Internacional de Cine de Cannes, se exhibirá durante todo julio en la
Sala 1, de la Cineteca Nacional.

Waisman, quien actualmente escribe un ensayo sobre la
trayectoria de Julian Schnabel en el Séptimo arte, en el que enfatiza
su consagración con esta cinta, considera que el público descubrirá
una historia conmovedora y multidimensional.

“Julian Schnabel reivindica con esta cinta el poder del cine
para crear revoluciones espirituales. “Le escaphandre et le papillon”
es una oda sencilla y humana sobre la oportunidad que se le presenta
a un ser humano para realmente sentir la vida, aunque sólo sea
viajando a través de su imaginación o guiñando la única parte de su
cuerpo que mantiene movilidad, su párpado izquierdo”.

Acostumbrado a los atentados en la traducción que realizan
muchas distribuidoras, Waisman recomienda guiarse por el título
original de la película, cuya traducción es “La escafandra en el
pabellón”.

Afirmó que el actor Mathieu Amalric logra una de las mejores
actuaciones de su carrera al personificar al ex editor de la revista
Elle Jean-Dominique Bauby, autor del libro original, el cual dictó
durante sus últimos días, después de sufrir del llamado “Síndrome de
encierro”, enfermedad en el que el tallo cerebral se desconecta del
resto del cuerpo, confinando a los enfermos a un estado vegetativo
que a veces puede prolongarse por años”.

“Aunque es una cinta de Schnabel, es importante mencionar la
influencia directa del director Roman Polanski, quien recomendó el
libro a su colega y le aconsejó incluir al veterano actor Max Von
Sydow en el papel del padre de Jean-Do. También aparecen la esposa de
Polanski, Emmanuel Seigner, y el hijo adolescente de ambos, Elvis”.

La adaptación del libro la hizo el propio Schnabel junto con
Ronald Harwood y logró una interpretación visual muy cercana a lo
literario y una amplia gama de premisas dramáticas y cómicas.

“Además de estremecedor, el filme da un paso más allá de la
premisa del tormento de un minusválido para alcanzar grados realmente
epistemológicos que nos conciernen a todos por el simple hecho de
existir”, considera.

La cinta explora también, desde el punto de vista filosófico, la
imposibilidad de apresar a una mente humana, aún con una terrible
discapacidad.

“Schnabel nos dice entre líneas que la mente humana es juguetona
y libre por definición, es un objeto extraño, sofisticado y elegante,
contenido en un estuche corpóreo bastante tosco, al que precisamente
le muestra que no están hechos de la misma factura”.

En pocas palabras, parte del mensaje de la película y del libro
es que la mente es un puente con lo etéreo, con aquello que no
necesita de lo físico para saberse real.

© 2006-2008 Notimex, Agencia de Noticias del Estado Mexicano

You must be logged in to post a comment Login