Salvadoreña busca a su hijo desaparecido en su país

Dos meses después que William Alexander Espinal desapareció en El Salvador su madre Neymi Espinal, quien reside en Baltimore, Maryland no tiene ninguna pista y teme que algo le haya sucedido, por lo que ofrece una recompensa a quien proporcione algún dato que aclare el caso.

William Alexander, de 30 años, desapareció el 13 de mayo de este año en la casa que su mamá compró en la urbanización Ciudad del Valle, municipio de San Juan Opico en el departamento de La Libertad.

“Salió a comprar comida y desde entonces no apareció más”, dijo Espinal, quien hizo un viaje expreso al poco tiempo del desaparecimiento para ver si encontraba alguna pista, pero no obtuvo ningún resultado positivo.

“Visité hospitales, la morgue, la policía Nacional Civil y otros sitios donde pudo haber estado pero fue imposible. También viajé desde Santa Ana hasta San Miguel, donde yo soy originaria y tengo familiares pero nadie me dio ninguna referencia”, dijo Espinal.

“Lo que sí pude comprobar es que las autoridades de mi país no hacen nada cuando uno presenta una denuncia”, agregó la madre, quien no descarta que su hijo pudo haber regresado a Estados Unidos.

William Alexander llegó a Estados Unidos cuando tenía ocho años, obtuvo su diploma de educación secundaria, pero por problemas con la ley fue deportado en los últimos años a su país, donde había conseguido un trabajo como agente de seguridad en una discoteca.

“En las buenas o en las malas yo siempre he estado con mis hijos, sin importar lo que hagan en su vida particular; después de todo yo soy su madre y no podemos ser jueces de lo que nuestros hijos hagan para eso están los tribunales”, dijo.

Neymi Espinal, de 54 años, confesó que su vida ha estado llena de sinsabores después que no se crio con su madre sino con sus abuelos, porque su madre era una niña.

Hasta los 13 años no vivió en San Miguel de donde es originaria, sino en Honduras, país del que fue expulsada con sus abuelos y miles de salvadoreños más el 14 de julio de 1969, en lo que se conoció como “La guerra del fútbol” entre los dos países.

“He enfrentado muchos retos duros en la vida pero tener a mi hijo desaparecido es el más fuerte”, puntualizó Espinal, quien tiene programado viajar nuevamente a su país para continuar en la búsqueda de William Alexander.

Cualquier información puede reportarse al 240-246-5032.

{jcomments off}

You must be logged in to post a comment Login