FARC alegan que rescate de rehenes se debió a traición de 2 de sus miembros

BOGOTA (AFP) – La guerrilla colombiana de las FARC aseguró este viernes que fue la traición de dos de sus miembros lo que permitió la liberación de Ingrid Betancourt y otros 14 rehenes la semana pasada, al tiempo que reiteró su voluntad de buscar un canje de rehenes por rebeldes presos.

“La fuga de los 15 prisioneros de guerra, el pasado miércoles 2 de Julio, fue consecuencia directa de la despreciable conducta de César (Gerardo Aguilar) y Enrique (Alexander Farfán) , que traicionaron su compromiso revolucionario y la confianza que en ellos se depositó”, aseguran las FARC en su primera reacción oficial al rescate.

En el documento divulgado en Internet, el Secretariado -la cúpula de siete miembros- de las marxistas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), señala que asume el hecho como un “un episodio inherente a cualquier confrontación política y militar donde se presentan victorias y reveses”.

En el documento con fecha del 5 de julio la guerrilla asegura que mantiene “vigente nuestra política por concretar acuerdos humanitarios que logren el intercambio y además protejan la población civil de los efectos del conflicto”.

Igualmente advierte que, “de persistir en el rescate como única vía, el gobierno debe asumir todas las consecuencias de su temeraria y aventurera decisión”.

La política colombiana Betancourt, que también tiene la nacionalidad francesa fue rescatada -después de más de seis años de secuestro- junto a tres estadounidenses y 11 militares y policías colombianos en lo que Bogotá aseguró fue un operativo incruento realizado por un comando de la inteligencia militar.

Según la versión oficial, Aguilar y Farfán son dos experimentados mandos rebeldes cercanos al jefe militar Jorge Briceño -alias ‘Mono Jojoy’- que fueron engañados para que permitieran traslador a los rehenes en un helicóptero de una supuesta misión humanitaria.

Ambos fueron capturados tras el operativo y ahora se encuentran en una celda de la sede de la Fiscalía en Bogotá, a la espera de que el gobierno colombiano defina si acepta el pedido de extradición presentado por Estados Unidos el miércoles.

Washington solicitó la entrega por cargos de secuestro y terrorismo de los dos jefes rebeldes, descritos por sus antiguos rehenes como “carceleros”, “despiadados” y “verdugos”.

Los abogados de Aguilar y Farfán dijeron que éstos les dijeron que no recibieron pago alguno y que fueron engañados.

Hace una semana, la Radio Suiza Romance aseguró -citando una “fuente cercana a los acontecimientos”- que los dos dirigentes guerrilleros habían recibido unos 20 millones de dólares para liberar a los 15 rehenes.

Los gobiernos de Colombia, Estados Unidos y Francia han negado el pago de una suma para obtener la liberación, mientras que Betancourt dijo en París dudar que la operación haya sido un montaje.

“No llego a creer que Gafas haya estado simulando (…). Tenía una mirada de desesperación y de odio que expresaba que había perdido”, dijo en Francia a donde viajó tras su rescate.

Semanas antes del operativo, el presidente colombiano, Alvaro Uribe, anunció públicamente que su gobierno había destinado un fondo de 100 millones de dólares para pagar a los guerrilleros que custodiaban a los rehenes, si desertaban y entregaban a los cautivos.

Uribe también dijo que su gobierno se comprometía a respetar la libertad de los guerrilleros que decidieran aceptar su oferta y tramitar para ellos su acogida en una país extranjero.

You must be logged in to post a comment Login