Inmigrantes con inglés deficiente en seria desventaja ante desastres

Los Angeles.- Inmigrantes y residentes con deficiente dominio del inglés se encuentran en serio rezago en cuanto a esfuerzos preventivos para enfrentar desastres y respuesta a planes de emergencia, concluyó un estudio difundido aquí.

Al cabo de una investigación de dos años se estimó que más de ocho millones de inmigrantes en el sur de California, donde cohabitan más de un centenar de culturas y lenguas diferentes, no están recibiendo información en sus idiomas sobre estos temas.

El informe fue difundido por sus realizadores el Centro Legal Asiático-Pacífico Estadunidense (APALC por sus siglas en inglés) y el Instituto de Políticas Públicas Tomás Rivera. (TRPI).

Estos inmigrantes, de los cuales cerca de cuatro millones tienen poco dominio del inglés y de ellos tres millones son latinos, predominan en los condados Imperial, Ventura, Riverside, San Bernardino, Los Angeles, Orange y San Diego.

Ellos son especialmente vulnerables de ocurrir, según se desprende en el reporte “Lecciones aprendidas. Preparación ante Desastres en Comunidades Urbanas Inmigrantes”, desastres de grandes dimensiones como terremotos e incendios o, hasta en casos menos serios, una epidemia de gripe.

El estudio examinó de forma específica a dos de las más grandes comunidades en esta región: la latina, que es la minoría más grande en el estado, así como la asiática, en especial los que hablan mandarín y vietnamita.

El reporte señala que tampoco existe un plan integral para diseminar información sobre preparación ante desastres a inmigrantes en sus idiomas natales, además de ser evidente la carencia de personal que hable otros idiomas además del inglés.

El reporte se basó en entrevistas a 34 funcionarios de 25 agencias encargadas de preparación ante desastres, así como en análisis de casos y entrevistas a grupos especializados.

Los participantes de las entrevistas especializadas dijeron que el estatus migratorio sería un asunto que considerarían al otorgar ayuda humanitaria en caso de desastre, resalta el estudio.

Una de las recomendaciones es que se aclare la diferencia entre el pedir ayuda humanitaria y la aplicación de las leyes migratorias.

“Se debe aclarar, tanto a los trabajadores que ofrecen ayuda de emergencia como a los inmigrantes, que la ayuda humanitaria no está condicionada al estatus migratorio de una persona”, señala el informe.

La Agencia Federal Geológica ha estimado que un terremoto de 7.5 grados Richter podría matar hasta 18 mil personas, dejar lesionadas a 268 mil y dejar sin casa hasta a 735 mil familias, señala el reporte. Se ha pronosticado que un sismo de esta intensidad podría ocurrir en la región dentro de los próximos 30 años.

“En casos de desastre natural es frecuente que la población abandone sus hogares y deje allí sus documentos de inmigración”, señaló Harry Pachon, presidente de TRPI.

Pachon refirió que en la tragedia de Nueva Orleans mucha gente no pudo demostrar su estatus de residencia legal y otros antepusieron su temor de ser deportados y optaron por no acudir a la ayuda oficial.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login