Voluntad política de UE para acuerdos migratorios con América latina

MONTEVIDEO (AFP) – La Unión Europea (UE) tiene “voluntad política” para negociar acuerdos con América Latina en materia migratoria, pues el flujo migratorio latinoamericano “no es problemático”, dijo este viernes en Montevideo un alto funcionario de la Comisión Europea.

Stefano Sannino, director de Relaciones Exteriores para América Latina de la Comisión Europea, que visita Uruguay en el marco de una gira que también lo llevará a Paraguay y Argentina, dijo que “las comunidades latinoamericanas en Europa son muy bien integradas” y que “en la realidad no tienen un problema de interacción en la sociedad con los ciudadanos europeos”.

Asimismo, señaló que “no es muy difícil controlar los flujos migratorios de América Latina a Europa, porque no hay una frontera común porosa, hay un océano”.

La “Directiva Retorno”, aprobada recientemente por el Parlamento Europeo, armoniza las condiciones de expulsión de los inmigrantes ilegales y causó una reacción de protesta unánime en América Latina, que la considera un “intento de criminalización de la migración irregular”.

La normativa prevé periodos de retención de hasta 18 meses para los migrantes ilegales que se nieguen a partir por iniciativa propia, en tanto impone una prohibición de un máximo de cinco años para regresar.

“La UE ha entendido la sensibilidad de los países latinoamericanos en este tema”, pues “es un tema antiguo de migraciones en las dos direcciones y hay lazos entre los pueblos, hay raíces comunes, hay idioma, cultura” comunes, dijo Sannino.

Explicó que “la Directiva es un techo, el máximo que se puede hacer, pero se puede hacer mucho menos sobre (la) base (de) un acuerdo bilateral”.

“La Directiva no es aplicable mañana”, sino que “hay dos años antes de su aplicación y en esos dos años tenemos tiempo suficiente y hemos empezado a hacerlo, (para) lograr un acuerdo que proteja más a los migrantes latinoamericanos”, dijo Sannino, en referencia a “un diálogo estructurado” iniciado entre representantes de ambas regiones en Bruselas.

“Queremos continuar este diálogo, discutir juntos y buscar soluciones a los problemas específicos de la sociedades y de los ciudadanos latinoamericanos”, para lo cual hay “hay voluntad política”, dijo.

Sannino hizo hincapié en que la migración latinoamericana no es un problema para Europa”, pues “son solamente dos millones” cuando “hay cerca de 20 millones de migrantes en Europa”, más “otros que no están contabilizados”, y que “vienen de forma mucho menos organizada y mucho más compleja”.

“Cuando elaboras una política (…) no puedes decir hago una política migratoria para América Latina, una para Africa, una para Oriente Medio, una para Asia, porque tienes que hacer una política horizontal”, explicó.

Aseveró que en la Directiva Retorno “no hay ninguna criminalización, no hay una voluntad negativa contra los migrantes”, sino que “lo que se quiere hacer es regular los flujos migratorios”.

“Es muy fácil la explotación de los migrantes. Eso es un tema que preocupa mucho” porque genera “problemas importantes de seguridad” y una consecuente “reacción de la opinión pública europea”, por lo que la Directiva Retorno “intenta dar una respuesta a todo eso”, explicó.

Asimismo, dijo que la normativa “es menos brutal de lo que ha sido descrita en la prensa”, porque lo que hay son “mecanismos jurídicos claros” para regular el flujo migratorio, que inclye “todas las garantías” para los migrantes, incluyendo asesoramiento jurídico en su idioma.

You must be logged in to post a comment Login