Raúl Castro anuncia apretón económico sin cambios esperados por cubanos

LA HABANA (AFP) – El presidente de Cuba, Raúl Castro, pidió a los cubanos apretarse el cinturón para reactivar la deteriorada economía de la isla y sustentar un socialismo “realista”, sin mencionar hasta ahora nuevos cambios esperados por la población.

En su primera sesión parlamentaria desde que asumió la presidencia hace cinco meses, el general Raúl Castro, de 77 años, advirtió el viernes a los cubanos del “inevitable” impacto que tendrá en el país la crisis internacional y que la situación económica impide ir más rápido en medidas populares como un aumento salarial.

“Es mi deber expresarlo con franqueza, pues no sería ético crear falsas expectativas. Decir lo contrario sería engañarlos (…). Todos quisiéramos ir más rápido, pero es necesario actuar con realismo”, subrayó el ex ministro de Defensa.

Raúl Castro, que dijo contar con el apoyo total de su hermano Fidel, enfermo desde hace dos años, advirtió que “en el socialismo es indispensable que en los planes económicos la asignación de recursos se ajuste estrictamente a los ingresos disponibles”.

“Socialismo significa justicia social e igualdad, pero igualdad de derechos, de oportunidades, no de ingresos. Igualdad no es igualitarismo. Este, en última instancia, es también una forma de explotación: la del buen trabajador por el que no lo es, o peor aún por el vago”, advirtió.

Aunque el discurso apenas es digerido por los cubanos, algunos mostraron decepción porque esperaban que Raúl anunciara medidas como las que aprobó en estos meses, cuando los autorizó a hospedarse en hoteles, contratar celulares o comprar DVD y computadoras.

“¡De madre!”, resumió una ama de casa de 47 años, al interpretar el discurso como la llegada de tiempos más duros.

En Cuba, el salario mensual promedio es de 400 pesos -unos 17 dólares-, y la población cuenta con alimentos subsidiados y servicios sociales gratis, pero se queja de que los sueldos no dan para vivir pues deben comprar muchos productos en divisas.

Raúl habló de “eliminar gratuidades indebidas y el exceso de subsidios”, de un “adecuado sistema de impuestos”, trabajar más, pagar según el rendimiento, acabar con los robos al Estado y la burocracia.

“Lo que me gusta de Raúl es que no anda con tapujos ni engaños, dice las cosas como son, y la realidad es que vienen tiempos difíciles”, expresó Isabel Chaviano, de 72 años, quien trabaja en el hotel Telégrafo, en la Habana Vieja.

Ante la falta de fuerza laboral y el envejecimiento de la población, el mandatario anunció un proyecto para aumentar en cinco años la edad de jubilación -60 a 65 los hombres y 55 a 60 las mujeres-, que, tras ratificación parlamentaria en diciembre, entraría en vigor en 2009.

La iniciativa, de la que ya se rumoraba, no ha caído muy bien, pero sonó mejor la idea, en estudio según Raúl, de autorizar el “pluriempleo”, para que los trabajadores puedan percibir más ingresos.

“Para mí lo interesante es que permitirán el pluriempleo, es creo la única posibilidad que le va quedando al cubano para vivir un poquito mejor, el mensaje principal está muy claro: habrá que ceñirse el cinturón”, dijo un joven que prefirió no identificarse.

“¡Hay que virarse (volver) para la tierra!. ¡Hay que hacerla producir!”, dijo Raúl como prioridad, al llamar a elevar la producción agrícola y revertir el decrecimiento del área de tierra cultivada, que entre 1998 y 2007 disminuyó en un 33%.

Tras pedir “orden, control y rigurosa exigencia”, puso de ejemplo a las Fuerzas Armadas, que se abastecen el 79% de sus necesidades de alimentos y cuyas empresas “funcionan con eficiencia y generan utilidades”.

Desde que tomó el mando, interinamente de julio de 2006 a febrero pasado, Raúl ha tomado medidas tildadas de “cosméticas” por Washington. Al responder el viernes, dijo que “jamás” cederá a “la presión o el chantaje”.

You must be logged in to post a comment Login