“Alas de Centella”, recopilación que rinde tributo a Alí Chumacero

* El libro permite redescubrir al poeta e indagar en sus emociones

México, 13 Jul (Notimex).- Como un tributo al maestro, un regalo
al hombre que recién cumplió 90 años, pero sobre todo como un
testimonio que pretende mostrar una faceta diferente del poeta Alí
Chumacero, el joven escritor Jorge Asbun Bojalil ha dado vida a “Alas
de Centella”.

Se trata de una compilación de más de 40 discursos escritos por
el nativo de Acaponeta, Nayarit; algunos leídos, otros no, que
reflejan el sentimiento íntimo del poeta ante emociones diversas,
desde la recepción de algún premio hasta el recuerdo doloroso de
colegas que se han ido.

En las páginas de “Alas de Centella”, publicado por la
UAM-Azcapotzalco, se descubre una sensibilidad distinta de un
Chumacero (1908) que ha sabido, según la ocasión, agradecer o
engrandecer; rememorar y tributar, siempre con elevado espíritu y
lenguaje poético.

Son trozos de emotividad que dan cuenta de la vida del poeta,
sus logros, pero también sus pérdidas; sus amistades y afectos; así
como sus astucias y diplomacias.

Aunque el discurso puede ser considerado un subgénero, dice
Asbun en su introducción, lo cierto es que es un tipo de escrito muy
cercano al ensayo, que ocupa un espacio ideal “para lograr
movimientos interesantes, quizá menos estrictos o formales y, sin
duda, “refrescantes” dentro del campo de las letras.”.

Para reunir los que aparecen en este libro, el autor de “Algunas
visiones sobre lo mismo” tuvo acceso a la biblioteca de Chumacero,
donde pudo, con toda libertad, revisar, recuperar y redescubrir los
materiales que ha incluido en este volumen y que, en su opinión,
proyectan la imagen precisa para “en-cantar” con sus palabras al
viento.

El orden cronológico con que Asbun ha colocado los discursos dan
cuenta de la trayectoria de Chumacero, al menos de los resultados
visibles de sus esfuerzos, desde la recepción del Premio Xavier
Villaurrutia, en 1981, hasta la distinción como Hijo predilecto de
Acaponeta, en 1986.

El Premio Nacional de Lingüística y Literatura, en 1987, lo
ubicaba en la cima, donde también colocaba él a su actividad poética,
al resaltar que “la poesía no sólo es comunicación. La poesía revela,
descubre, llena de gracia el vacío; es símbolo y polvo, establece
vínculos peculiares entre el hombre y el espacio que lo rodea”.

Sigue.

“Alas de Centella”/dos/lo rodea”.

Su modestia exacerbada quedó de manifiesto en la recepción del
Premio Alfonso Reyes, en 1987, cuando aseguró ser “Tipógrafo más que
literato; ser humano más que poeta; más cerca de la tierra que del
follaje, el haber concurrido en esos menesteres me ha procurado la
satisfacción sólo percibida por quienes sospechan que servir a los
demás es tan respetable como servirse a sí mismos”.

La generosidad hacia sus colegas puede hallarse en discursos
como los dedicados a Jaime Sabines, Enrique González Martínez,
Agustín Yañez, a 50 años de “Al filo del agua”, a Amado Nervo, a
Rubén Bonifaz Nuño y a Juan Rulfo.

Los comentarios que le valieron las presentaciones de libros
como el de “Hernán Cortés”, de José Luis Martínez, o “Agua del
tiempo”, de Andrés Henestrosa; discursos dedicados a artistas
plásticos como Pedro Friedeberg o Sebastián, y hasta sus aventuras en
materia taurina, están compiladas en este volumen.

Además de emotivas remembranzas de colegas fallecidos, tal es el
caso de Federico Cantú, Octaviano Valdés, José Luis Martínez y el
propio Henestrosa, a quienes leyó algunas líneas póstumas, que
resumen su pesar.

Jorge Asbun Bojalil nació en la capital mexicana en 1977. Cursó
la licenciatura en Ciencias de la Comunicación y obtuvo la maestría
en Apreciación y Creación Literaria en el Centro de Cultura Casa
Lamm.

Ha publicado poemarios como “Retorno al inicio” e “Itinerario” y
su libro “Algunas visiones sobre lo mismo. Entrevistas a poetas
mexicanos nacidos en la primera mitad del siglo XX”. Actualmente está
por dar a conocer su “Intervalo poético”.

© 2006-2008 No

You must be logged in to post a comment Login