Correa y Chávez en cita petrolera marcada por diferencias frente a Colombia

QUITO (AFP) – Los presidentes de Ecuador, Rafael Correa, y de Venezuela, Hugo Chávez, lanzarán el martes en la costa ecuatoriana el plan para construir el mayor complejo petroquímico del Pacífico, en el reencuentro de dos aliados que marcaron diferencias frente al trato con Colombia.

Los mandatarios se entrevistarán por tercera vez en territorio ecuatoriano en el último año y medio, para inaugurar las obras del complejo petroquímico del Pacífico, que será construido -en un plazo aún no definido- en El Aromo, una zona despoblada de la provincia pesquera de Manabí (suroeste).

Se trata de la planta más grande de refinación y procesamiento de petróleo prevista sobre el Pacífico, con una inversión de unos 10.000 millones de dólares, que la convierten en el mayor proyecto de inversión impulsado en Ecuador.

Correa y Chávez -que comparten el llamado socialismo del siglo XXI- inaugurarán el centro de estudios sociales y ambientales de la obra, resistida por un grupo de ecologistas que teme un impacto negativo sobre el bosque seco y húmedo de Pacoche, aledaño a El Aromo.

El sábado, el presidente ecuatoriano previno a los activistas -a los que describió como aniñaditos (ricos) desocupados- sobre intentar boicotear la visita de su aliado.

“Les insisto manabas: cuidado se dejan impresionar por estos ‘aniñaditos’ que no tienen nada que hacer, y van a protestar en nombre de ustedes. !A planazo limpio los sacamos!”, amenazó.

Ambas naciones, las únicas de Latinoamérica que integran la OPEP, mantienen otras alianzas petroleras a través de las cuales intercambian crudo ecuatoriano por combustibles venezolanos, ante la falta de capacidad de las refinerías de Ecuador para cubrir la demanda interna.

Pero más allá del asunto petrolero, la llegada de Chávez de Ecuador genera expectativa en el frente diplomático. Después de haber hecho sonar los tambores de guerra en la región, en solidaridad con Ecuador, cuyo territorio fue bombardeado por Colombia el 1 de marzo durante un ataque a las FARC, Chávez se reconcilió con Bogotá.

En contraste el presidente ecuatoriano reiteró que mantendrá las relaciones rotas con Colombia mientras “haya un gobierno decente con el cual tratar”.

Las diferencias entre Correa y su par Alvaro Uribe se han tornado casi irreconciliables después de que el gobernante colombiano desistió a última hora de retomar la relación a nivel de encargados de negocios a finales de junio.

No obstante, Uribe en su reciente charla con Chávez -que selló la paz entre los dos gobiernos- expresó su interés en retomar “lo más pronto posible” el lazo diplomático con Quito, tras los desencuentros que han impedido la normalización del diálogo.

Así, el líder venezolano aparece como el mediador natural en la crisis entre Bogotá y Quito, pero sus buenos oficios son una incógnita dado la negativa de Correa a restaurar los puentes diplomáticos mientras Uribe sea presidente de Colombia.

Sin aludir a las palabras conciliadoras de su par colombiano, Correa afirmó el sábado que “en lo personal no tendría ningún problema en estrechar la mano de Uribe”, pero que ante el desprecio que ha mostrado el gobierno colombiano hacia Ecuador prefiere dejar en punto muerto esa relación.

You must be logged in to post a comment Login