Doce mil latinoamericanos viajan a Sidney para Jornadas de la Juventud

MONTEVIDEO (AFP) – Al menos 12.000 jóvenes de Latinoamérica, región que alberga a casi la mitad de los católicos del mundo, sortearon los altos precios del viaje y vuelan a Australia para ratificar su fe en las Jornadas Mundiales de la Juventud, con la presencia del papa Benedicto XVI.

Con la motivación de encontrarse con pares de todo el mundo y poder debatir bajo el prisma de la religión los más diversos temas que tocan sus vidas, los jóvenes latinoamericanos prepararon, incluso con varios años de antelación, su viaje a Sidney, que esta vez alberga las jornadas, creadas por Juan Pablo II.

Según los organizadores en Sidney, para las jornadas del 15 al 20 de julio están confirmados al menos 12.000 participantes latinoamericanos, de los 225.000 peregrinos esperados. Se prevén 125.000 visitantes extranjeros, más que cuando se realizaron los Juegos Olímpicos de Sidney-2000.

“Ha sido difícil el acceso a estas jornadas, sobre todo para los países del Tercer Mundo, es muy caro el boleto aéreo, la estadía además requiere de muchos días de presencia en Australia”, indicó el padre José Antonio Díaz, encargado de los temas de juventud del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM).

“Sin embargo, varios se movilizaron, a ver si podían juntar lo suficiente, he notado bastante entusiasmo en este sentido, el hecho de encontrarse con jóvenes de todo el mundo y celebrar la fe, anunciarla, es una motivación muy fuerte”, dijo Díaz a la AFP.

De Brasil, país que con 185 millones de habitantes es el que tiene mayor cantidad de católicos en el mundo, viajan 4.000 jóvenes, y algunos de ellos llevan preparándose 3 años, informó el padre Gisley Azevedo Gomes, asesor de la Pastoral de la Juventud de la Conferencia Nacional de Obispos.

Por su parte, Carlos Villaroy, subdirector de información del arzobispado de México, recordó a la AFP que “el gobierno australiano dio muchas facilidades a los jóvenes (…) en subsidios, reduciendo tarifas, armando paquetes accesibles”, lo que en parte permite la presencia de 800 jóvenes mexicanos.

A los mexicanos se les presentó un obstáculo diferente. “Se necesitaba la visa de Estados Unidos, porque el viaje es desde Los Angeles, era un requisito de esta ruta”. Entonces muchos optaron por trasladarse vía Canadá o Santiago, con las complicaciones que esto supuso.

El empeño por ir a Australia se hizo patente en todos los rincones de Latinoamérica, región que reúne a casi 600 millones de católicos.

“Para nosotros ha sido muy difícil, se trabajó en la leña, fueron tres duros veranos. También los chicos descargaron sacos de papas, hicimos eventos, todo sirvió para llegar a nuestra primera meta”, comentó Marcelo Torres, profesor del Colegio de la Preciosa Sangre en Chile.

“Ahora estamos más dedicados a la preparación espiritual”, apuntó a la AFP el profesor del colegio de la pequeña localidad del sur chileno de Purranque, desde donde asistirán 19 jóvenes a las 23ª Jornadas Mundiales de la Juventud.

José Antonio Díaz destacó que este encuentro juvenil se produce tras la aparición del Documento de Aparecida, emanado de la V Conferencia Episcopal de América Latina y el Caribe, en esa ciudad en Brasil en mayo de 2007, cita inaugurada por el papa Benedicto XVI, invitado de honor en Sidney.

Ese documento “nos sirve sobre todo para orientarnos en el abordaje del nuevo milenio, donde aparece la juventud autora de una nueva cultura”, expresó Díaz.

Y jornadas como las de Sidney permiten encarar “el gran desafío de tratar de interpretar qué está motivando el cambio profundo (en la juventud), un giro antropológico en algunos casos, para poder acompañar estos procesos según la verdad revelada”, agregó el miembro del CELAM, con sede en Bogotá.

You must be logged in to post a comment Login