Explora Mario Iván Martínez mundo mágico de “El soldadito de plomo”.

México, 13 Jul (Notimex).- El cuentacuentos mexicano Mario Iván
Martínez llevó anoche a chicos y grandes a un mundo lleno de
ilusiones y sueños, con “El soldadito de plomo y otras fantasías”, un
espectáculo de música, historia, ballet clásico y bellos personajes.

La sala principal del Palacio de Bellas Artes fue el escenario
de este cuento que narró Martínez, acompañado por el pianista Alberto
Cruzprieto, la bailarina Frida Yosif, la violinista Ana Caridad
Villeda y el soprano Miguel Angel Villeda.

En medio del aplauso del público, el cuentacuentos salió al
escenario vestido con su traje de soldadito de color azul, acompañado
por el pianista Cruzprieto, quien empezó a tocar la partitura de este
clásico literario de Hans Christian Andersen.

El actor narró que este bello cuento se sitúa en 1800, en una
bella casa, donde vivían Alfredo y su hermana, quienes se divertían
con sus juguetes en su cuarto.

Momentos después, los niños recibieron una caja de soldaditos de
plomo, y fue el instante en que se escuchó “La marcha de los
soldados, op. 68 número 2”, de Robert Schumann. Ahí descubren que a
uno de los soldaditos le falta una pierna, pues al juguetero se le
acabó el plomo.

De nombre Guillermo, el soldadito mutilado se convierte en el
favorito de Alfredo, en cuyo cuarto, pasadas las tres de la mañana,
todos los juguetes empiezan a cobrar vida.

Tanto los soldaditos como una bella bailarina, un osito, un
duende y hasta el cuentacuentos, danzan al compás de la “Danza de la
cofradía de David, op. 6 número 14”, que sirve de marco para que el
soldadito se enamore de la bailarina.

Sin embargo, de entre una de las cajas que se encontraban al
lado del escenario aparece el muñeco Ponchinelo, un personaje que no
dejaba que nadie mirara a la bella bailarina y menos al soldadito,
que fue amenazado por éste.

El soldadito huye de casa en un pequeño barquito de papel, que
poco a poco se llevó la corriente de una coladera, donde un gran pez
globo se lo habría de tragar.

El mismo pez sería después presa de los pescadores, que al
abrirlo sacan al soldadito de plomo, que vuelve a casa, donde Alfredo
lo reúne con el resto de sus juguetes que por la noche vuelven a
cobrar vida para unirse y vencer al malévolo Ponchinelo.

Ya reunidos por el niño Alfredo, Guillermo y la bella bailarina
hacen realidad su sueño de estar juntos, con la idea de llegar al
altar, según narró Mario Iván Martínez.

“La música y los animales”, fue otra narració de Mario Iván, con
la intervención del pianista Alberto Cruzprieto, quien salió al
escenario con unas alitas en la espalda, para tocar la obra “El vuelo
del abejorro”, de Nikolai Rimski-Korsakov.

Luego aparecería en el escenario Ana Caridad y Miguel Angel,
para interpretar, acompañados por Cruzprieto, las obras “El cisne de
el carnaval de los animales”, de Camille Saint-Saens, al tiempo que
la bailarina Yosif mostraba su talento en el ballet clásico.

También siguieron las obras “Can-Can”, de la ópera “Orfeo”, de
Jacques Offenbach; “Las tortugas del carnaval de los animales”, de
Saint-Saens, y “Piezas para piano, op. 100 número 24”, de Frederick
Burgmuller.

Para despedirse del público, se interpretó la obra “Dueto bufo
de dos gatos”, de Gioachino Rossini, a cargo de los sopranos Ana
Caridad y Miguel Angel Villeda, quienes tuvieron una nueva
oportunidad de mostrar su talento vocal.

Los aplausos no se hicieron esperar, no sólo para estos talentos
sino también para el cuentacuentos Mario Iván Martínez y el pianista
Alberto Cruzprieto, quienes salieron complacidos de la función.

© 2006-2008 Notimex, Agencia de Noticias del Estado Mexicano

You must be logged in to post a comment Login