Advierte UNICEF que Italia violaría derechos de los niños

Por Mario Osorio Beristain.

Roma.- Italia violaría la Convención de los Derechos de la Infancia si persiste en su plan de censar a los gitanos con la toma de huellas dactilares a menores, advirtió el UNICEF, que descartó además el tráfico de órganos de infantes.

El director en Italia del Fondo Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), Roberto Salvan, dijo en entrevista con Notimex que tomar huellas dactilares a los niños gitanos es una medida discriminatoria y violatoria de los derechos de la infancia.

Las declaraciones de Salvan fueron en referencia a la medida anunciada recientemente por el ministro italiano del Interior, Roberto Maroni y que fue condenada el pasado 10 de julio por el Parlamento Europeo.

La recopilación de huellas dactilares es “un acto de discriminación directa basado en la raza y el origen étnico, prohibido por el artículo 14 del Convenio Europeo para la Protección de los Derechos Humanos y de las Libertades Fundamentales”, indicó la Eurocámara en una moción.

El ejecutivo de centroderecha italiano se defendió diciendo que la iniciativa era en el interés de los niños y para mejorar las condiciones de vida en los llamados campamentos nómadas, que suelen estar habitados por gitanos italianos y de otros países.

Al respecto, Salvan señaló que para la Unicef las huellas digitales no deben ser tomadas a los niños, porque significa criminalizarlos, además de que se viola la Convención sobre los Derechos de la Infancia.

“Esta Convención, aprobada por las Naciones Unidas en 1989 pone a todos los niños en el mismo nivel”, recordó.

“Pensar que por una cuestión de seguridad los niños gitanos mayores de seis años puedan ser de alguna manera fichados por las huellas digitales para su propio bien, nos parece un comportamiento absolutamente discriminatorio y contrario a la Convención”, acotó.

Precisó que la UNICEF es favorable a toda acción de integración de los menores gitanos en la realidad italiana, garantizandoles la educación, la salud y el derecho a ser protegidos, sobre todo de la explotación y la mendicidad.

Destacó que las medidas anunciadas por el gobierno italiano partieron en realidad de la reciente campaña electoral, en el que se acentuó el tema de la seguridad.

“Pero nosotros creemos que el tema de la seguridad y el de la seguridad son diferentes y deben ser tratados separadamente”, dijo.

“La Convención sobre Derechos de la Infancia establece que los niños son sujetos a los que les debe garantizar derechos, mientras el tema de la seguridad debe ser llevado adelante en otros terrenos, con otros argumentos y otras iniciativas”, añadió.

Opinó que no sirve para nada el censo de los niños gitanos, si no es seguido por un proceso de mejora de las condiciones de vida en los llamados campos nómadas, de escolarización de los menores y de cambio cultural que lleve a aceptar la diversidad.

Pese a las señalamientos del gobierno italiano, en el sentido de que las medidas de tutela de la infancia se adoptan además frente a la sospecha del tráfico de órganos de menores, Salvan aseveró que la Unicef no ha encontrado pruebas de tal situación.

“Es una cosa de la que se ha hablado en los últimos años, pero hasta ahora no hemos encontrado pruebas efectivas de que haya niños usados para vender sus órganos a clínicas o a países ricos”, apuntó.

Reconoció que entre los inmigrantes, como entre los gitanos existe el fenómeno de la prostitución infantil.

“Es obvio que adolescentes que llegan del Este de Europa o de otras zonas pobres resulta atractiva una actividad como la prostitución que puede ser muy remunerativa”, dijo.

Sin embargo, admitió que no hay números sobre el fenómeno de la prostitución infantil o de menores que trabajan en el sector de la pornografía y destacó que el gobierno italiano está obligado a dar tutela, protección, educación y salud a todos los menores de 18 años.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login