“Caminante por la paz” pide libertad de rehenes

Por Martha Trujillo

Bogotá.- El profesor colombiano Gustavo Moncayo, conocido como el “caminante por la paz”, realizará una travesía por Estados Unidos, que incluirá una visita al candidato Barak Obama, para pedir por la libertad de los secuestrados.

En declaraciones a Notimex, Moncayo dijo que comenzará en septiembre su nuevo periplo para pedir en Estados Unidos apoyo a un acuerdo humanitario que facilite el regreso del resto de los rehenes en poder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

“La idea es reunirme como los colombianos que viven en ese país, recorrer a pie y en carro unos 10 estados y hablar con el candidato demócrata a la Presidencia de Estados Unidos, Barak Obama”, precisó.

Moncayo inició en 2007 un peregrinaje por el mundo para presionar un diálogo entre el gobierno del presidente colombiano Alvaro Uribe Vélez y las FARC, que ponga fin al drama de los secuestrados.

Desde entonces, el profesor ha recorrido más de dos mil kilómetros, 850 de ellos desde su pueblo natal Sandoná, en el sur de Colombia, hasta Bogotá, donde fue recibido como un héroe en la Plaza de Bolívar.

Explicó que con su desplazamiento a Estados Unidos quiere impedir que “el mundo se olvide de que aún hay personas encerradas en la selva (entre ellas su hijo Pablo Emilio Moncayo) por cuya libertad debemos luchar”.

El hijo del “Caminante por la Paz”, un suboficial del Ejército, fue secuestrado junto a otros 18 uniformados por las FARC, en el ataque a la base militar de Patascoy, en el sur de Colombia, el 21 de diciembre de 1997.

Su padre, un humilde profesor de sociales, teme que tras el rescate el 2 de julio pasado de la líder política Ingrid Betancourt, la rehén de mayor peso de las FARC, se pierda el interés de la comunidad internacional por liberar a los demás.

Betancourt, tres asesores estadunidenses y 11 militares fueron rescatados el pasado día 2 por el Ejército en las selvas del Guaviare, tras simular una misión humanitaria para cambiarlos de campamento.

La víspera, las FARC aseguraron que no se trató de un rescate, sino de una fuga de los prisioneros en complicidad de los rebeldes Gerardo Aguilar y Alexander Farfán, quienes los custodiaban.

En poder de las FARC siguen unas 750 personas, incluidos 25 militares y políticos que buscan canjear en el marco de un acuerdo humanitario por unos 500 rebeldes presos en Colombia y Estados Unidos.

Moncayo advirtió que “si es necesario iré hasta la selva. Estoy dispuesto a hacer todo lo que esté a mi alcance, incluso hasta dar mi vida, para conseguir la libertad de mi hijo”, quien ya cumple 11 años de cautiverio.

En su primera travesía, el caminante visitó Venezuela, España, Suiza, Reino Unido, Francia e Italia, país último en el que pidió al Papa Benedicto XVI su apoyo al acuerdo humanitario. “Aquí hay un padre de familia que lucha y entrega su vida por la liberación de su hijo, porque haya paz en Colombia y en el resto del mundo. En lugar de disparar balas, disparen flores llenas de paz”, dijo Moncayo durante su pasada travesía.

Según Moncayo, es necesario tomar conciencia de que los rescates militares son un riesgo para la vida de los rehenes y que la salida idónea para conseguir su libertad es el acuerdo humanitario.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login