Obreros hondureños buscan que se declare emergencia por escasez de alimentos

TEGUCIGALPA (AFP) – Los sindicatos obreros hondureños emprenderán movilizaciones a partir del 5 de agosto en procura de la declaración de una “emergencia” nacional, ante los pronósticos de organismos financieros de una aguda escasez de alimentos en este país centroamericano.

“Si la FAO (Fondo de las Naciones Unidas para Agricultura y Alimentación) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) lo han dicho, tal vez así lo creen. Tiene que declararse una emergencia”, dijo a la AFP el secretario general de la Central General de Trabajadores (CGT, social cristiana), Daniel Durón.

FAO, FMI y Banco Mundial, entre otros organismos, han advertido que se avecina una crisis mundial por el encarecimiento y la falta de alimentos que golpeará mayormente a países pobres, entre los que destacan a Honduras, Nicaragua y Haití en América Latina

Pero el ministro de Agricultura, Héctor Hernández, anunció que Honduras protestó ante los organismos internacionales por sus declaraciones “escandalosas y alarmantes”.

“Expresamos nuestra molestia cuando el presidente del Banco Mundial dijo que Honduras y Haití están aguantando hambre”, dijo Hernández.

“Hemos sido claros y el pueblo hondureño ha comprobado que hay suficiente producción de granos básicos, así como en otros rubros como la pesca, leche, la parte de carne”, subrayó el ministro.

Sin embargo, Durón sentenció que “aquí hay gente que está muriendo de hambre. ¿Qué va a pasar ahora si no se decreta una emergencia?”, al anunciar que “el 5 (de agosto) se ha convocado al tercer paro cívico del año para llamar la atención de este problema porque no se está haciendo nada, pese a las advertencias”, señaló el dirigente gremial.

“Nadie puede desconocer que se está hablando de una crisis, que la situación se puede descomponer y los empresarios tienen que ver esto y compartir sus utilidades”, instó Durón, quien apuntó que una de las demandas del 5 de agosto será un aumento para los trabajadores de menores ingresos.

Durón estimó que “la inflación en los productos de la dieta básica de los hondureños ha alcanzado el 60% y siempre ha habido hambre pero esto se va a poner peor”.

“Este es el tercer paro del año, vamos a tomar carreteras y edificios, se va a exigir una nueva ley de reforma agraria que dote de tierra, insumos y créditos a los campesinos”, apuntó el coordinador de la Coordinadora Nacional de Resistencia Popular, Juan Barahona.

La reforma agraria emprendida en los años 70, pese a sus desaciertos y a que la mayoría de los campesinos vendió la tierra que le fue otorgada durante el proceso, detuvo los movimientos revolucionarios que flagelaron a los demás países centroamericanos en los años 80, según los investigadores.

No obstante, el Gobierno de Rafael Callejas (1990-94) acabó con el proceso mediante la llamada Ley de Modernización Agrícola que protegió a los latifundistas.

Manuel Zelaya, luego de asumir la presidencia, anunció una nueva reforma agraria, pero no dio pasos en concreto para reiniciarla.

You must be logged in to post a comment Login