Argentina dividida y movilizada ante ley de impuesto a exportación de granos

BUENOS AIRES (AFP) – Centenares de miles de manifestantes de una Argentina dividida y conmovida se concentraron el martes en dos mitines antagónicos, uno del gobierno y otro de la oposición, para influir en el Parlamento a 24 horas de debatirse una ley de impuestos a las multimillonarias exportaciones de granos.

El gobierno socialdemócrata tiene mayoría en el Senado como para sancionar el miércoles la norma aprobada por la Cámara de Diputados, con la que el fisco recaudaría -sólo por derechos aduaneros, sin contar otros tributos- unos 11.000 de los 24.000 millones de dólares en que está valuada la cosecha de soja de este año.

Entre 80.000 y 95.000 activistas se movilizaron en defensa de la presidenta Cristina Kirchner y de los tributos a la codiciada soja y otros granos, mientras que las patronales agropecuarias y los opositores reunieron entre 220.000 y 250.000 personas en el otro acto, estimó la prensa local.

“La presidenta me pidió que les dijera que no vamos a permitir que en la mesa de los argentinos haya precios internacionales de los alimentos. Habrá precios nacionales”, dijo su marido, el ex presidente Néstor Kirchner (2003-2007), ante una colorida y ruidosa concentración.

Mientras, ante otra multitud que se desplegó por la ancha avenida Libertador (en un sector de clase media alta del barrio Palermo), el más popular de los líderes agrarios, Alfredo De Angeli, aseguró: “El campo no tiene rentabilidad, nos están saqueando (con los impuestos)”.

“Llamo a crear una Argentina agroexportadora, la que soñaron nuestros abuelos, y que sobren alimentos para todos los argentinos”, agregó.

Casi toda la oposición liberal, derechista, izquierdista y radical socialdemócrata se aglutinó con las cuatro grandes patronales agropecuarias en torno del Monumento a los Españoles, en los parques de Palermo.

En el acto ante el Congreso, la central obrera CGT (oficialista ) y las superpobladas comunas de la periferia de Buenos Aires, bastiones históricos del partido, se unieron a piqueteros desocupados en apoyo de la presidenta.

Kirchner, líder del peronismo, atacó con dureza a las patronales agropecuarias y la oposición liberal, al acusarlos de “organizar comandos civiles, como en los golpes de Estado de 1955, o grupos de tareas, como en el de 1976”.

El ex presidente aludió a los llamados ‘escraches’, en los que grupos antigubernamentales se organizaron en los últimos días para atacar casas de legisladores y así presionarlos.

Kirchner acusó a los grupos de financistas que invierten en el agro “de negarse a ser solidarios con el pueblo y la patria, con sus ganancias extraordinarias. El Estado debe poner equilibrio”.

Mientras, en el mitin en Palermo se sumaron peronistas disidentes del kirchnerismo y una fracción de la CGT que era afín al ex mandatario liberal Carlos Menem (1989-1999).

José de la Sota, uno de los líderes peronistas disidentes, dijo que Argentina puede producir una cosecha de 150 millones de toneladas de granos en 2009, un 50% más que este año, si decide tener una política agropecuaria.

Argentina es el primer exportador mundial de harinas y aceites de soja, el cuarto de trigo, el segundo de maíz -detrás de EEUU- y el tercero de granos de soja, según la secretaría de Agricultura estadounidense.

El matrimonio Kirchner y sus aliados intentan que el Congreso avale retenciones que fijan tasas cada vez más altas a medida que aumenta el precio internacional de las materias primas.

Las exportaciones de granos y las agroindustriales se elevan a unos 35.000 millones de dólares, más del 50% del total de las ventas argentinas al exterior.

El conflicto con los agricultores desatado hace cuatro meses unió en la lucha a pequeños “chacareros” (minifundistas) con grandes grupos financistas de siembra y las seis grandes corporaciones exportadoras de granos, cinco de ellas multinacionales y una argentina.

El objetivo del gobierno es desalentar la soja, cultivo dominante y considerado “el oro verde” del país en el siglo XXI, además de regular precios internos de alimentos ante una creciente inflación.

You must be logged in to post a comment Login