Elimina Bush prohibición de perforaciones de crudo en zonas costeras

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, eliminó el lunes la prohibición ejecutiva que impide perforaciones petroleras en las costas del país y que ha estado vigente durante casi tres décadas.

“Hoy he emitido un memorando para eliminar la prohibición ejecutiva en la exploración petrolera en la OCS (Plataforma Continental Exterior)”, anotó Bush en una breve declaración en la Casa Blanca.

La acción del mandatario no tendrá efectos inmediatos ni reales debido a una ley federal que tanto el mandatario como los republicanos en el Congreso buscan ahora repeler.

La firma de la orden ejecutiva busca presionar a la mayoría del Partido Demócrata en el Congreso en momentos que ambas cámaras discuten una iniciativa de ley sobre la crisis por los altos precios de la gasolina.

Bush indicó que lo que ahora queda entre el pueblo estadunidense y los vastos recursos petroleros es la acción del Congreso.

“Esta legislación debe permitir que los estados tengan una opinión en lo que ocurra en sus costas, proporcionar una manera en que el gobierno federal y los estados compartan los ingresos de nuevos arrendamientos y asegure la protección del medio ambiente”, recalcó.

Los demócratas han rechazado abrir la reserva estratégica de petróleo que busca el gobierno para paliar los elevados precios de los carburantes, que en promedio oscilan por arriba de los cuatro dólares en galón (3.7 litros).

De igual modo han indicado que las petroleras cuentan con reservas territoriales federales para nuevas perforaciones y que tal opción debería agotarse antes de considerar abrir las zonas costeras a las empresas.

A todo ello se suman los temores sobre el impacto ambiental que se podría extender al Refugio Nacional Artico de la Vida Silvestre, ubicado en Alaska, y que es una de las mayores reservas naturales en el país.

Una iniciativa que se discute en el Congreso busca dar al gobierno federal mayor autoridad para combatir a los especuladores en el mercado petrolero ante la noción de que los altos precios han resultado de esas maniobras más que de la oferta y la demanda.

El efecto de los altos precios de la gasolina es tal que el tema ha sido incorporado al debate presidencial.

El candidato republicano a la Casa Blanca, John McCain, se ha sumado al coro republicano al insistir que los beneficios de la apertura aliviaría los elevados precios y reduciría la dependencia de Estados Unidos en países.

Su contendiente demócrata, Barack Obama, ha criticado la posición de Bush y los republicanos.

“Si empezáramos con las perforaciones hoy, no veríamos un gota de petróleo por siete años y aun entonces tendría muy poco impacto sobre los precios”, dijo Obama la semana pasada en Dayton, Ohio.

Reconoció la seriedad de la crisis y el reto que la dependencia petrolera presenta para el país, pero insistió que la respuesta a este reto es el desarrollo de fuentes alternas de energía, incluyendo los biocombustibles.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login