Versistas de la escena: “La maroma campesina”.

* Luz María Robles realizó el proyecto que presentará en CD Y DVD.

México, 16 Jul (Notimex).- Bajo la premisa de que el circo forma
parte de la cultura humana y, en su visión contemporánea, está al
servicio del arte y la expresión, el Centro de Investigación Teatral
Rodolfo Usigli (CITRU) realizó un disco compacto interactivo y un
documental en DVD sobre su historia.

A presentarse el 28 de agosto en el Circo Atayde Hermanos, la
investigación corrió a cargo de la maestra Luz María Robles, quien
asevera que la historia del circo está muy emparentada con la comedia
del arte y cuando llega con la Conquista a México lo acompañan grupos
itinerantes, entonces llamados “maromas” o compañías de la legua.

Cuando se junta con la tradición de los bufones prehispánicos
-básicamente la tradición de Moctezuma-, se combinan ambas
lúdicamente.

Lo interesante de la maroma, dice, es que manejan artes de
sonambulismo, acrobacias, trabajos de piso, pero la figura central es
el payaso, quien realiza todo su acto en verso.

Este personaje, en sus chistes e intervenciones es el gracioso o
payasito, como también se le conocía. El antecedente más documentado
de esta tradición es un estudio que hizo Armando de María y Campos
sobre el último maromero famoso a nivel nacional, que es don José
Soledad.

El trabajo, apunta Robles, explora de manera vasta una región
que reúne a cuatro estados en los que se desarrolla una misma
expresión escénica: la maroma campesina, que es practicada aún en la
Mixteca baja y que comprende los estados de Oaxaca, Puebla y
Guerrero.

“La maroma campesina” es un acto comunitario integrado por
niños, jóvenes, adultos y aún ancianos indígenas y mestizos en los
que intervienen variantes danzarias del arte de los saltimbanquis y
volantineros, tanto de origen europeo como prehispánico, y que
continúan presentándose en las fiestas de los pueblos del sur.

La fascinación y coincidencia de un fenómeno ya descrito
anteriormente por el cronista e historiador Armando de María y Campos
(1897-1967), devuelve aquí una posibilidad de exploración más
profunda que ayuda a entrar en el conocimiento de esta actividad que
sobrevive desde la época de la Conquista.

El estudio, explica, ofrece además fuentes inéditas presentadas
mediante una visión multidisciplinaria que se vuelve infinita y
atractiva; también contribuye al rescate del patrimonio inmaterial ya
que proporciona elementos que otorgan permanencia en una memoria
virtual, almacenada de forma sistemática y con un mecanismo de
navegación que permite conocer y entender esta
manifestación-representación.

Sigue

Versistas de la. dos. representación

El circo, señala, representa una importante parte de la cultura
humana, una noble empresa construida a lo largo de muchos siglos,
prácticamente desde que el hombre empezó a registrar sus hazañas, sus
descubrimientos, sus ideas, sus creencias, su cultura misma.

En los orígenes de la humanidad, la cultura corporal conformaba
un todo, un núcleo común que abarcaba todas las prácticas expresivas
del cuerpo y que paulatinamente a lo largo de los siglos fue dividido
en sectores tales como el circo, la danza, la gimnasia (deporte), el
teatro, etcétera.

Tras la decadencia de las civilizaciones antiguas,
principalmente las occidentales, las artes corporales (teatro
gestual, danza, gimnasia y circo) se eclipsaron, perdiendo su interés
entre la población, y fue en la Europa de la Edad Media, que las
artes corporales empezaron a recobrar su espacio.

En el Renacimiento, continúa la especialista, las “troupes de
saltimbanquis” ya incluían en sus espectáculos la música, el baile,
los cuentos populares, las narraciones épicas, los títeres, además de
las habilidades clásicas como la acrobacia y los malabares.

En el marco del Encuentro de Circo Joven y con la presencia de
Maromeros Zapotecos traídos por Cumbre Tajín, el CITRU y el Circo
Atayde Hermanos, presentarán el CD-Rom interactivo programado y
diseñado por Omar Moscoso

You must be logged in to post a comment Login