Aborígenes reciben con danzas a Benedicto XVI en Bahía de Sydney

Por Andrés Beltramo Alvarez.

Sydney.- El Papa Benedicto XVI fue recibido el jueves en el muelle Rose de la Bahía de Sydney por un grupo de ancianos aborígenes que le dedicaron una danza autóctona y le obsequiaron un trozo de madera símbolo de amistad.

A las 14:35 horas locales (04:35 GMT) el Papa llegó en automóvil hasta el embarcadero y fue recibido por cuatro jóvenes, con sus trajes típicos, quienes le dedicaron un breve baile que Joseph Ratzinger observó con curiosidad.

Después, ancianos indígenas, con vestimenta moderna y encabezados por el máximo representante de la región Uncle, Allan Madden, lo saludaron y le obsequiaron un pedazo de madera considerado como un “pasaporte” en la antiguedad.

“La nación Dharawa augura al Papa un seguro y afortunado viaje a través de esta tierra”, fue la frase tallada en ese trozo de leña entregado por David Ingray.

Tras saludarlos brevemente el obispo de Roma abordó la barca “Sydney 2000”, en cuyo primer piso a proa ocupó una silla de madera; en la nave surcó la bahía acompañado por 16 jóvenes de diferentes nacionalidades, cuatro de ellos australianos.

Estos muchachos tuvieron la tarea de explicar a su invitado cada uno de los sitios históricos de la zona, momento que les permitió hablar de la historia aborigen, militar, migratoria y misionera de la ciudad.

En la embarcación el pontífice cumplió un recorrido de 45 minutos y su destino final fue la explanada del Barangaroo, donde lo esperan unos 150 mil fieles para su primer encuentro en el marco de la Jornada Mundial de la Juventud.

Sobre el saludo a Ratzinger, el jefe Madden –de 59 años- afirmó que los aborígenes consideran al líder religioso católico un “custodio de la ley”, un personaje “de gran dignidad” porque “se ocupa del espíritu y no del poder”.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login