Acuden miles de israelíes a funeral de soldado capturado por Hezbolá

Jerusalén.- Miles de personas asistieron el jueves al funeral del soldado de la reserva israelí Ehud Goldwasser, capturado por Hezbolá el 12 de julio de 2006, cuyo cadáver fue entregado ayer como parte de un acuerdo de Israel con esa organización libanesa.

“Udi (como se conocía a Goldwasser) se sumó hoy a los soldados que perdieron la vida en la guerra. Las familias y todos soñamos con abrazarlos y recibirlos con una sonrisa después de dos años. Todo Israel soñó con el eso y no ocurrió”, dijo el ministro israelí de Defensa, Ehud Barak.

Una vez que se conoció la captura de Goldwasser y Eldad Regev, Israel lanzó un ataque contra Hezbolá que desencadenó la Segunda Guerra de Líbano y que provocó la muerte de 159 israelíes y más de un millar de libaneses.

“Si otro soldado vuelve a caer en combate, Dios no lo quiera, Israel lo hará todo para que regresa a casa. En este lugar también quiero decir que haremos todos los esfuerzos necesarios para lograr el regreso de Guilad Shalit”, dijo Barak, en alusión al soldado capturado en junio de 2006 por grupos palestinos, entre ellos Hamás.

Israel recibió los cuerpos de Goldwasser y Regev y a cambio entregó los cadáveres de 180 milicianos de Hezbolá y liberó a cinco reos libaneses, entre ellos Samir Kuntar, un hombre que pasó treinta años en cárceles israelíes por haber matado a un policía, un padre y a su hija de cuatro años a quien aplastó la cabeza.

Kuntar, quien fue recibido ayer como un héroe en Líbano, tenía 15 años cuando realizó el ataque y era integrante del Frente Popular para la Liberación de Palestina.

El funeral de Goldwasser fue transmitido en directo por la televisión israelí y las fotografías de su féretro y el de Regev ocuparon las páginas de los principales diarios israelíes.

“En estos dos años descubrimos el significado de la palabra amistad. Israel comenzó una guerra por lograr su regreso y espero que podamos verlo como una victoria. Por eso hoy pido a los israelíes levantar la cabeza con orgullo y honor. Descubrimos que tenemos un pueblo fuerte con jóvenes maravillosos”, dijo Miki Goldwasser, madre del soldado.

A lo largo de su historia, Israel ha realizado varios canjes de presos a cambio de soldados vivos, cadáveres o incluso partes de cuerpos de militares israelíes.

La muerte de un soldado convulsiona con facilidad a Israel, un país donde el servicio militar es obligatorio para todos los hombres y mujeres y en el que el Ejército es considerado como una de las instituciones básicas de la sociedad.

“Hace dos años comenzó un viaje entre tú y yo, entre nosotros, entre tú y el Estado de Israel. Ese viaje termina hoy y nosotros debemos seguir con la vida”, dijo en su discurso de despedida la viuda Karnit Goldwasser en el cementerio militar de Naharia (norte de Israel).

Karnit también dijo que su esposo “vio como un privilegio la posibilidad de salir a prestar su servicio como soldado de la reserva”.

En una visita realizada ayer a la casa de la familia Goldwasser, oficiales israelíes informaron a las familias que Udi murió en el momento del ataque realizado el 12 sde julio de 2006, informó el jueves el diario israelí Yediot Aharonoth.

Israel sepultará en Haifa más tarde este jueves a Eldad Regev, el otro soldado de la reserva que estaba con Goldwasser en el momento de la captura y quien también hizo parte del acuerdo con la milicia Hezbolá.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login