Sensibilizan a niños videntes con “El libro negro de los colores”. Sara Alfie compartió con 15 niños su experiencia como invidente.

México, 17 Jul (Notimex).- Más que un taller, un curso de verano
o una clase sobre cómo seguir adelante sin el sentido de la vista, lo
que recibió este día un grupo de niños fue una lección de vida,
durante la actividad “El libro negro de los colores”.

La parte medular corrió a cargo de Sara Alfie, quien a los 17
años perdió la vista a consecuencia de una rara enfermedad, y quien,
tras varios años de estudio y rehabilitación, y de viajar por varios
países del mundo en busca de apoyo físico y emocional, hoy vive
feliz.

Impartido en el Aula Magna del Anglocentro en esta ciudad, el
taller estuvo dirigido a unos 15 niños videntes, que ingresó a un
espacio oscuro, con los ojos vendados. Luego, fueron sentados en el
piso, frente a una mesa con una charola redonda y grande.

En ella había mostaza, agua, hojas secas de árbol y otros
objetos. Mientras, la actriz y escritora Jennifer Clement leyó el “El
libro negro de los colores”. A medida que avanzaba la lectura, los
niños sentían y olían los objetos contenidos en la charola.

Cada uno de esos objetos estaba relacionado a una ilustración
del libro, pues el objetivo de la sesión era crear conciencia en los
niños videntes sobre el mundo en el que se mueven los invidentes, y
así entender el aumento en su sensibilidad al sonido y al olor.

La sesión, de aproximadamente 25 minutos, contó con la
proyección de imágenes y música de “El libro negro de los colores”.
Al término del ejercicio, los infantes sabían que los ojos son
importantes, pero no imprescindibles para vivir.

“El libro negro de los colores”, publicado por Ediciones
Tecolote, obtuvo el Premio Nuevos Horizontes que otorga el Festival
de Bolonia, Italia. Se trata de una obra infantil de Menena Cottin y
Rosana Faría, aparentemente para niños ciegos, pero que ha alcanzado
a un número extraordinario de adultos.

De acuerdo con los resultados del taller y su aceptación en
diversos países de Europa, se trata de una “increíble herramienta de
enseñanza, de gran valor ético, pero también un deleite para el
lector”.

Las dos autoras lograron transformar poéticamente la resonancia
del color en sensaciones táctiles que comunican los complejos matices
del mundo visible al no visible. La obra gráfica es el producto de
investigación a fondo y un conocimiento cultural muy amplio de las
autoras.

© 2006-2008 Notimex, Agencia de Noticias del Estado Mexicano

You must be logged in to post a comment Login