Papa contra el dinero, el poder y la obsesión como

Por Andrés Beltramo Alvarez.

Sydney.- El Papa Benedicto XVI alertó el viernes contra la tentación de adorar a “falsos dioses” propuestos por la sociedad materialista moderna: el dinero, el poder y el amor posesivo hasta la obsesión.

Al encontrarse en la Universidad de Notre Dame de Sydney con un grupo de ex drogadictos, alcohólicos y criminales en rehabilitación habló sobre los flagelos que amenazan a los jóvenes y los “llevan a la muerte”.

“La gente adora a ‘otros dioses’ sin darse cuenta; los falsos dioses, cualquiera que sea el nombre o la forma que le damos, están casi siempre relacionados los bienes materiales, el amor posesivo y el poder”, advirtió.

En un discurso claro y sin rodeos el líder católico explicó cómo estas tres cosas, teóricamente positivas, cuando el ser humano abusa de ellas las convierte en un camino de perdición.

Si uno es avaro -afirmó- o rechaza compartir las propias posesiones con el hambriento y con el pobre entonces convierte esos bienes en “falsas divinidades”.

“íCuántas voces, en nuestra sociedad materialista, nos dicen que la felicidad se encuentra procurándose el mayor número posible de bienes y objetos de lujo! Pero esto, en vez de llevar a la vida conducen a la muerte”, añadió.

Según el obispo de Roma, en muchas ocasiones las personas piensan amar a los demás pero en realidad tienden a poseerlo o a manipularlo, convirtiéndolos en “objetos para satisfacer las propias necesidades”.

“íCuánto fácil es dejarse engañar por las voces que, en nuestra sociedad, sostienen un acercamiento permisivo a la sexualidad sin prestar atención a los valores que dan cualidad a las relaciones humanos!”, ponderó.

Señaló además la existencia de una “fuerte tentación” de acaparar el poder para uno mismo, de buscar el dominio de los demás o de explotar el ambiente natural sólo por propios intereses egoístas.

El culto a los bienes materiales, el culto al amor posesivo y el culto al poder a menudo llevan a “comportarse como dioses”, dijo Benedicto XVI y aseguró: “este es el camino que conduce a la muerte”.

Benedicto XVI comparte anhelos de inmigrantes

Armando Cervantes es hijo de inmigrantes ilegales mexicanos, nació en Estados Unidos y el viernes compartió los anhelos de su gente con el Papa Benedicto XVI durante un almuerzo que compartieron con otros 11 jóvenes del mundo.

Visiblemente emocionado, poco después de haber convivido con el pontífice por más de una hora en la casa anexa de la catedral St. Mary en Sydney, Cervantes reveló en exclusiva a Notimex los detalles de su encuentro con el Papa.

“El reconoció que soy mexicano, ayudé con la traducción de algunas frases a otro joven al inglés y él me preguntó entonces si era hispano, después supo mi apellido y recordó al autor español (del Quijote)”, contó.

Agregó que al saber de sus raíces familiares el líder religioso expresó su preocupación por los inmigrantes latinoamericanos en la Unión Americana, mostró conocer bien el tema y preguntó sobre su realidad actual.

Ante estos cuestionamientos el muchacho le habló de las consecuencias del problema de la migración que es “parte de la realidad” en la diócesis de Orange (California), donde vive con sus padres desde que nació en 1981.

En 1970, su madre, originaria de Aguascalientes, y su padre, de Michoacán, viajaron por separado como inmigrantes ilegales a Estados Unidos, donde se establecieron en tierras californianas buscando un futuro mejor.

Allí se conocieron y se casaron. “Siempre nos inculcaron la fe, desde pequeños, siempre fieles a nuestros valores”, expresó el joven, quien dijo ser consciente de representar no sólo a los estadunidenses sino también a los mexicanos.

Proveniente de la parroquia de Santa Angela Merici, actualmente coordina la pastoral juvenil de su diócesis y se encuentra en Sydney como líder de un grupo de 80 jóvenes que asisten a la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ).

El fue uno de los 12 afortunados muchachos, seis mujeres y s

You must be logged in to post a comment Login