Crea Valerie Mejer poemario para reencontrarse con la memoria.

México, 21 Jul (Notimex).- Un mapa interior que registra el
asombro y la herida de habitar y crecer en el mundo, es la
publicación “Geografías de Niebla. Cartografías de la memoria contra
la muerte”, de la escritora Valerie Mejer Caso.

En entrevista para Notimex, la también artista plástica aseguró
que se trata de un poemario en el que construye más que una
topografía, una topofilia, a partir del mapa de sus paisajes amados,
vividos y evocados, para dar cuenta de la propia historia.

“Cuando lo escribí estaba recordando o más bien imaginando a
través de partes de mi cuerpo y mi memoria, lugares donde antes ya
había estado, como una especie de mapas”, comentó.

El texto, editado por el Consejo Nacional para la Cultura y las
Artes y ediciones El Tucán de Virginia, se presentará este martes en
la Casa del Poeta, con comentarios de los escritores Marianne
Toussaint, Nicolás Cabral y Víctor Manuel Mendiola.

A partir del lenguaje primordial de imágenes poéticas, la
traductora del poeta estadounidense Forrest Gander, presenta una
libro que es un gran mapa interno en el que se da cuenta de lugares
reales en los que ha transcurrido la vida y los caminos de los
antepasados que dan identidad y nos conforman.

“Es un mapa de recuerdos, sueños, de formas de mirar la
existencia y de percepciones de ésta a través de los sentidos
entretejidos entre sí, en el cual me busco a mi misma y hago un
registro de la herida de habitar y crecer en el mundo”, explicó.

De acuerdo con la autora, los poemas son geografías de la
memoria y de la voluntad, que por la misma naturaleza cambiante del
recuerdo y la imaginación creadora, se vuelven elusivas, además de
inmateriales, puesto que hablan de cosas que fueron o que podrían
haber sido, pero que ya no existen. De ahí la niebla como la gran
metáfora que nombra el mapa.

“Entonces, los espacios del libro, las topofilias, se desplazan
según el recuerdo, el olvido, la imaginación, la negación o la
intención de construir una historia”, agregó.

Su principal interés al escribir esta poemario, dijo, radicó en
la idea de que lo que cambia un mapa en el mundo, siempre es una
tragedia.

“Piensas en el imperio austro-húngaro, recuerdas la guerra y de
ahí la imagen. Luego piensa en otra guerra y la imagen y así
sucesivamente. Estaba como en una especie de reflexión”, agregó.

Sigue.

Crea/dos/agregó.

Se trata de un libro que escribió para sí misma; “para la niña
que fui. El interlocutor fui yo. Decirle este fuiste tú, esta era tu
voz, aquí viviste, etcétera”.

En “Geografías de Niebla”, el lector encontrará una escena
original que mueve todo el libro: el disparo que marcará, uniéndolas,
la vida en familia, los viajes, La Habana, el Tajín, el amor, la
nieve.

Esa referencia insoslayable forma parte de una biografía pero
también es la fuente de una escritura, sus caminos y sus estaciones.

“El libro es una forma de hablar con el pasado, una obsesión que
surgió”, indicó Mejer Caso.

El camino del libro comienza por la casa, lugar donde se gestó
la cicatriz, es decir, la pérdida materna y la conciencia de un
pasado de esplendor extraviado para siempre.

Después, transcurre por geografías transitadas, donde podrían
existir huellas de ese pasado mitificado por la autora como en La
Habana, Perú y París, y por geografías personales como Rhode Island
(Nueva Ingleterra, Estados Unidos) y la ciudad, concebida ésta como
un espacio general que marca la visión de las cosas.

Posteriormente, habla del rastro invisible que deja la muerta al
concebir los objetos de una persona desaparecida, en este caso, el
poeta André Bretón, como una huella viva de una existencia y sus
sucesos vividos.

Al final de la publicación, se vuelve al espacio doméstico y al
espacio íntimo de la herida y el erotismo, pero con la conciencia de
que se ha dejado un registro de lo humano y de lo que ha sido y de lo
que fue, que quedará en la mirada de las nuevas generaciones y,
permitir

You must be logged in to post a comment Login